Guadalajara

Jalisco bizarro: la leyenda del Chupacabras

Se decía que El Chupacabras se aprovechaba de las sombras para saciarse de la sangre de los animales, principalmente de las cabras

Por  Agencia Reforma y Juan Manuel Frausto

Jalisco bizarro: la leyenda del Chupacabras(Reforma)

Jalisco bizarro: la leyenda del Chupacabras | Reforma

Guadalajara, Jalisco.- Cuando la frecuencia policial se encuentra tranquila por varias horas es indicativo de una sola cosa: pronto va a correr sangre.

Así ocurrió la mañana del lunes 3 de mayo de 1999. Hasta las 11:25 de la mañana no había mucho trabajo para los uniformados de la Zona Metropolitana de Guadalajara. Pero pronto esa aparente calma se rompió.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

- Estamos por la Carretera a Saltillo y hay 30 cuerpos, se escuchó por la radio policial y después se cortó. Los que escucharon el mensaje sintieron que su sangre era un fantasma en su cuerpo. ¿Habrían escuchado bien?

- No sabemos qué pasó, aseguró la voz, pero la comunicación se volvió a cortar.

- Adelante Z-407. Lo escucho. Repita mensaje. RE-PI-TA MEN-SA-JE, dijo enfático el oficial de cabina.

- Están muertos y son más de 30, aseguró el policía reportante.

Los uniformados pensaron que se trataba de un accidente vehicular en el que intervinieron camiones o tal vez una ejecución masiva. Pasaron saliva antes de recibir un nuevo mensaje.

- Son como 50 cuerpos. No sabemos por qué, pero están muertos. No hay sangre, aseguró el policía. Estamos en Ixcatán en la Calle Zaragoza al cruce con Niños Héroes. Son 39 gallinas que están perforadas en distintas partes del cuerpo.

Un suspiro generalizado invadió la frecuencia policial al saber que no se trataba de personas. Sin embargo, ese alivio se disipó cuando acudieron al sitio para investigar lo que había ocurrido.

A los policías les llamó la atención el perro que tenían en el rancho. Estaba amedrentado, no se quería mover de una esquina y no hacía ruido. "Ese perro es muy bravo", les dijeron los dueños, "y vean cómo está".

En la madrugada no escucharon ningún ruido y el perro no le ladró a nada. No había rastro de sangre y las gallinas tenían una perforación debajo de una ala.

Pensaron en tecolotes, lechuzas y murciélagos, pero ninguna forma de ataque de esos depredadores deja una sola perforación profunda y extrae totalmente la sangre a 39 aves y en tan poco tiempo.

Estaba claro para ellos: El Chupacabras había atacado.

Ese extraño ser se hizo famoso en los años 90, pues había atacado primero en Puerto Rico, luego en Estados Unidos. Era cuestión de tiempo para que llegara a Jalisco. Incluso los noticieros televisivos de la época marcaron la supuesta "ruta" que siguió el depredador a lo largo y ancho de México.

Se decía que El Chupacabras se aprovechaba de las sombras para saciarse de la sangre de los animales, principalmente de las cabras. Su figura, bosquejada como una especie de extraterrestre con picos en la espalda y colmillos sedientos, siguió siendo referencia en los ranchos de Jalisco durante varios años.

Por ejemplo, el 24 de mayo de 2005 los integrantes de la familia González Herrera se levantaron con la sorpresa de que 16 borregos que tenían encerrados en un corral, en Tlaquepaque, habían muerto.

Al revisar qué era lo que había sucedido se percataron de que los animales tenían dos heridas en el cuello. Algunos estaban moribundos.

Pensaron con hacer birria con ellos, para no desperdiciar la carne, pero se llevaron una sorpresa. Cuando le cortaron el cuello no salió nada de sangre y un olor, como a amoniaco, se desprendía de la herida.

Primero pensaron que un perro los había atacado, por lo que decidieron poner veneno para ratas con la esperanza de encontrar al día siguiente al culpable.

Sin embargo, esta medida no les funcionó ya que luego de ocho días del primer ataque, la familia se dio cuenta que cinco borregos más presentaban las mismas características.

Entonces decidieron velar por la noche para saber qué animal rondaba por su rancho y que les estaba ocasionando pérdidas de sus animales, pero no obtuvieron éxito.

Aunque nadie lo ha visto, mucha gente está segura que El Chupacabras sólo se ha escondido una temporada y, cuando menos lo esperen, volverá a atacar.

Te puede interesar

Aparición de dragones azules sorprende en Estados Unidos

Hallan en Bulgaria los restos más antiguos del Homo sapiens de Europa

Arañas lobo del Ártico se están volviendo caníbales por falta de comida

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo