Guamúchil

“Al Chenel popular lo venció la popularidad del partido Morena”: José Manuel Valenzuela

José Manuel Valenzuela, mejor conocido como Chenel, ha sido un personaje político  que tuvo cargos que le dieron un gran poder

Sarahí.López

-

Angostura, Sinaloa.- José Manuel Valenzuela, mejor conocido como Chenel, ha sido un personaje político  que tuvo cargos que le dieron un gran poder, y pese a ello, en un abrir y cerrar de ojos pasó de tener un puesto seguro, lujos y una economía más que estable, a soñar con encontrar un buen cargo con peso político que lo lleve a recuperar fuerza y estabilidad económica.

¿En la actualidad de qué vive?
Ahorita me ayuda mi familia, y estoy rifando mi combi, ya es el último patrimonio que tengo. Ahorita tengo empeñados algunos de mis bienes, de hecho casi todos los empeñé.  
Tenía muchos carros que fui vendiendo, un bocho, una camioneta vieja, entonces se acabó mi patrimonio, ahorita como no tengo chamba. ¿Qué me queda? Tienes que despojarte de la vergüenza.

Su familia es su sostén, ¿usted los apoyó cuando estaba en el poder?
Yo no le di trabajo a mi familia, no hacía lo que comúnmente se hace en el gobierno, meter al sobrino o a la hermana, por no ser criticado, aunque de todos modos soy criticado por otras acciones, porque como humano cometes errores, pero ahora me pesa, porque ahorita los que me ayudan son mi familia, y yo les negué el derecho a un puesto por ser mi familia, cuando podría habérselos dado, nada hubiera pasado y ahora son los que me dan la mano.

¿Se arrepiente de no haberlos apoyado? 
Claro que sí, porque no hice lo que ahora me doy cuenta que pude haber hecho y que pude haber ayudado a los que ahora me están echando la mano, porque son los que están conmigo en los momentos difíciles de la vida y pienso que cuando podía ayudarlos, no lo hice. Sí me arrepiento, claro que sí.
 

¿Chenel era un político invencible? 
Fui regidor, dos veces diputado y alcalde en tres ocasiones, y en las últimas elecciones finalmente no me tocó ganar. Cambian los tiempos, llega un partido nuevo con mucha fuerza, yo me fui por los partidos tradicionales y ya la gente no quería más de lo mismo, el Chenel muy popular, pero lo venció la popularidad del partido, y hay que reconocer que en todo llega su momento, termina tu ciclo de una vida política, como la gente me dice: "Te fuiste por el partido equivocado, te hubieras ido por Morena".

Pero no puedo renegar de lo que sucedió, porque tuve tantas oportunidades, la gente estuvo conmigo siempre y llegó el momento en el que ya no te tocaba ganar.

Entonces, ¿no le ganó Ambrocio, le ganó el partido? 
Me llevo bien con el diputado, él es bueno, ha sido candidato muchas veces, es un hombre luchador que siempre estuvo buscando el momento para irse por el partido ganador, pero el jugó varias candidaturas, creo que es la quinta, entonces no hay quinto malo. 

¿En algún momento pensó en negociar con Morena? 
Morena no me gustó porque tenía muchos aspirantes, yo no pertenecía a Morena, no podían invitarme a mí, cuando ellos buscaban la oportunidad porque sabían que el momento era de ellos, cómo van a invitar al Chenel.

¿Antes tenía alguna estrategia política para ganar? 
Mi cercanía con la gente, lo que hacía cada vez que ganaba era estar cerca de la gente, cuando fui diputado puse una oficina de gestoría, porque la gente me buscaba. Y cuando fui presidente mi forma de gobernar era con la puerta abierta.

¿Nunca tuvo alguna asesoría?
No, si me hubieran asesorado tal vez hubiera cambiado mi situación actual, que alguien de buena fe me hubiera ayudado, yo no tuve seguro social cuando fui regidor ni cuando fui presidente, ahora no puedo completar, yo tuviera una pensión decorosa si alguien me hubiera iluminado para ver para adelante, pero yo nunca pensé en el futuro, yo vivía el momento.

¿Cómo ve la política de hoy?
Cada gobernante tiene una forma de ser distinta, en el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, yo veo un hombre bien intencionado que tiene conocimiento de la problemática y todo lo que acontece en el país. Porque él ya fue gobernador, incursionó en sus partidos y la verdad que ha acumulado mucha experiencia en su larga vida política. Lo que yo aplaudo de él es que tiene una mentalidad diferente, sobre todo la honestidad con la que él gobierna, el sentido social y humanitario, es un hombre visionario, es estratega. 

¿Cómo ve el gobierno de Rubén Rocha Moya?

Es un hombre sano, bien intencionado y es honesto, que tenga esas tres cualidades significa que el estado camina por un sendero de tranquilidad donde hay certidumbre, es un hombre que aplica los recursos como debe de ser, no es ambicioso. Él lo que aspira es a ser un buen gobernante y a cumplir con su función, la verdad mis respetos para él, en un momento él me preguntó: "¿Qué pasó, Chenel, qué vamos a hacer contigo?". La verdad le dije que necesito su apoyo, él me dijo: "te voy a rescatar". Pero yo no tengo derecho a exigir, porque yo no la jugué con él, aunque estoy con él y con Morena.

¿Será usted el último en la fila?
Creo que sí, porque yo no puedo ir a tocarle la puerta porque ¿con qué derecho?, ni tampoco entrometerme a buscarlo. Me lo encontré en Mocorito y le dije: "Écheme la mano, estoy bien jodido". Yo sé que estoy en los ánimos de él porque conoce al Chenel como persona desmadrada, hay que decirlo: no fui un buen administrador, porque yo los recursos no los aplicaba a veces donde había una necesidad sin que para ello fuera, fui criticado y a la vez señalado por el Congreso. 

También me acusaban de que yo daba mucho dinero, yo les decía que estaba donde había y donde podía dar, y que la gente que iba conmigo es porque estaba jodida. Lo que pasó conmigo no pasó con ningún presidente jamás en la historia que no haya guardado algo para los años posteriores, que me haya olvidado de mí, estuve donde pude guardar, fui presidente, cada vez hubiera guardado poquito para vivir después.

Te recomendamos leer:

¿Cuál es el cargo de sus sueños?
Me gustaría ser presidente nuevamente porque siempre goberné cerca y a favor de la gente. Mi forma de ser nunca se transformó por el poder, siempre fui humilde y transcurrió el tiempo y volví a ser, y nuevamente me daba la gente oportunidad porque me portaba bien con ellos, el poder no me transformaba. Por eso me gustaría nuevamente ser presidente por donde Dios mande, claro que hay que buscar por donde las cosas vienen y están por el partido en el poder, por Morena, y consciente que hay que hacer cola, porque uno va llegando y hay gente esperando. Las cosas se dan cuando son para ti y cuando no, no van a llegar y de perdida me gustaría ser diputado. 

Chenel Valenzuela, igual que la marea: como sube, baja HISTORIAS Y AVENTURAS...
Síguenos en