Guamúchil

Dieron vida a la pasión de Cristo

El Pueblo Mágico de Mocorito fue testigo del viacrucis en donde el joven Carlos López fue quien le dio vida a Jesucristo.

Por  Dalia Sagaste

1/5
Después de horas de caminar cargando la cruz, logró llegar a la iglesia.(Cortesía)

Después de horas de caminar cargando la cruz, logró llegar a la iglesia. | Cortesía

Cristo fue dejado en la cruz frente al atrio de la Iglesia del Pueblo Mágico. Fue ahí donde dieron final al gran evento(Cortesía)

Cristo fue dejado en la cruz frente al atrio de la Iglesia del Pueblo Mágico. Fue ahí donde dieron final al gran evento | Cortesía

El recorrido fue duro para el joven Carlos López, quien representó a Cristo en el Viacrucis Viviente en el Pueblo Mágico de Mocorito(Cortesía)

El recorrido fue duro para el joven Carlos López, quien representó a Cristo en el Viacrucis Viviente en el Pueblo Mágico de Mocorito | Cortesía

Durante el recorrido algunos participantes brindaron su ayuda y compartieron su sentir hacia el dolor que Cristo sufría en esos momentos(Cortesía)

Durante el recorrido algunos participantes brindaron su ayuda y compartieron su sentir hacia el dolor que Cristo sufría en esos momentos | Cortesía

Las personas alentaban a Cristo a seguir su camino y lograr conseguir su meta(Cortesía)

Las personas alentaban a Cristo a seguir su camino y lograr conseguir su meta | Cortesía

Mocorito, Sinaloa.- Mocorito fue testigo del gran hecho que ocurrió hace mucho tiempo, donde Cristo se sacrificó por los seres humanos, en un acto de amor. El joven Carlos López fue quien le dio vida a este personaje tan importante para la Iglesia.

El joven fue crucificado y clavado en la cruz que cargó sobre su hombro / Fotografía: Ramón Lozoya Cortesía

El recorrido dio inicio frente a la catedral a las 9:00 horas y siguió por las calles más emblemáticas del Pueblo Mágico, para recrear el momento que Cristo pasó cuando decidió morir en la Tierra para salvar a las demás personas. Por último, el paseo terminó a las 11:40 horas, lugar donde comenzó.

Al término de su recorrido fue condenado por quienes representaban a los judíos / Fotografía: Ramón Lozoya Cortesía

Los creyentes se dieron cita en el lugar para acompañar a Cristo en su camino y recorrer las calles junto a él. También hubo quienes se quedaron en la entrada de la parroquia para esperar tranquilamente a que todo terminara y disfrutar del final.