Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Guamúchil

El beisbol está de luto, se fue el “Chino” Uriarte

El expelotero profesional guamuchilense falleció este martes a causa de una delicada enfermedad

Avatar del

Por: Octavio Inzunza

El beisbol está de luto, se fue el “Chino” Uriarte(EL DEBATE)

El beisbol está de luto, se fue el “Chino” Uriarte | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Ocurrente, dicharachero y vacilador como él solo. Nace el 24 de diciembre de 1946 y sus amigos peloteros lo apodaban el “Crazy” Uriarte. El beisbol y todos los que lo conocieron y compartieron momentos con él, despertaron ayer de luto y con el dolor por la noticia del fallecimiento de  Manuel “Chino” López Uriarte. 

El expelotero alvaradense murió a causa de una añeja enfermedad, a los 70 años de edad.

En el medio deportivo y sociedad alvaradense se conocía la situación por la que atravesaba actualmente el gran “Chino” Uriarte: Enfermo, ciertamente solo, cansado y con pocas fuerzas de seguir luchando por mejorar su salud.

Aun en su estado delicado,  no dejaba de bromear con sus amigos. No se guardaba nada, era directo y franco para decir las cosas. No le gustaban los protocolos y era enemigo de quienes se aprovechan del deporte para beneficio propio.

En 1966 es traspasado  de Fresnillo y firmado para Charros de Jalisco  como tercera base. Posteriormente estuvo en la Liga del Noroeste, y en una ocasión el legendario Bob Lemon, de Yanquis de Nueva York, lo  estuvo observando pasar la bola en práctica de bateo, y le gustó tanto el  estilo de lanzar y la velocidad del “Chino”, que le recomendó al señor Guillermo Garibay, el  mánager de los Charros de Jalisco, a que lo pusiera a lanzar. Garibay contesta que no, que los planes con el “Chino” eran cubrir la tercera base, ya que habían vendido al gran Aurelio Rodríguez.

Manuel "Chino" Uriarte junto a Rogelio Uriarte reconocidos como los Deportistas del Cincuentenario.

A partir de ahí “El Chino” Uriarte llegó a marcar rectas de hasta 95 millas por hora, lo que convenció a Garibay ponerlo a lanzar.

En 1967 juega para Fresnillo en la Liga Central, y al año siguiente obtiene título de campeón pícher, carreras limpias y ponches  en la Liga del Sureste, lo que le vale sea llevado al equipo grande de Charros de Jalisco en la Liga Mexicana, y en donde queda con marca de 5-2 en  ganados y perdidos. Estos logros le permiten recibir la invitación a los entrenamientos del equipo de grandes ligas Rojos de Cincinnati, en los Estados Unidos.

Ese año regresa para jugar en  la Liga Mexicana del Pacífico con  Venados de Mazatlán, organización que lo envía en un cambio a Cañeros de Los Mochis. Concluida esa campaña, regresa a la Liga Mexicana con Charros de Jalisco, Tigres del México y Leones de Yucatán. En 1970 brindó uno de sus mejores partidos derrotando 2-0 a Diablos Rojos del México, con pelota de solo un hit, ponchando a 13 rivales y conectando además el hit productor de las dos carreras de la victoria.

En 1970 con Algodoneros de Guasave lanza el juego inaugural del estadio Francisco Carranza Limón.  

Garibay contesta que no, que los planes con el “Chino” eran solo para cubrir la tercera base, ya que habían vendido al gran Aurelio Rodríguez.

A partir de ahí “El Chino” Uriarte llegó a marcar rectas de hasta 95 millas por hora, lo que convenció a Garibay ponerlo a lanzar.

Manuel Uriarte en los Charros de Jalisco.

En 1967 jugó para Fresnillo en la Liga Central, pero ya como todo un pícher estrella. Al año siguiente obtiene título de campeón pícher, carreras limpias y ponches en la Liga del Sureste, lo que le vale sea llevado al equipo grande de Charros de Jalisco en la Liga Mexicana, y en donde queda con marca de 5-2 en ganados y perdidos.

Estos logros le permiten recibir la invitación a los entrenamientos del equipo de grandes ligas Rojos de Cincinnati en los Estado Unidos.

Después de estar en Estados Unidos, “El Chino” regresa a México para jugar en ese mismo año del 68 en la liga Mexicana del Pacifico con Venados de Mazatlán, organización que lo envía posteriormente en un cambio a Cañeros de los Mochis.

Concluida la campaña, regresa a jugar a la Liga Mexicana con los equipos Charros de Jalisco, Tigres del México y Leones de Yucatán.

Fue en Leones donde tuvo sus mejores temporadas. En 1970 brindó uno de sus mejores partidos derrotando 2-0 a Diablos Rojos del México, con pelota de solo un hit, ponchando a 13 rivales y conectando además el hit productor de las dos carreras de la victoria.

En 1970 en la Liga Mexicana del Pacífico jugando para Algodoneros de Guasave, siendo manager el mismo que dirigía a Diablos del México en la Liga Mexicana y en reconocimiento por el juego que les ganó con Leones de Yucatán, le da la gran oportunidad de iniciar el juego inaugural en el estadio Carranza Limón. De esta manera es el el primer lanzador en tirar en ese inmueble para el cuadro algodonero.

Siendo pelotero profesional, son tantas las anécdotas que se cuentan del “Chino” Uriarte, pero sobresale una que jugando para Charros de Jalisco ante Leones de Yucatán, conecta un batazo largo y llega barrido a la tercera base. La bola se escapa a las gradas y regresa, y mientras se discutía si era cuadrangular o triple, “El Chino” tirado todavía sobre la tierra saca unas canicas de su bolsillo y se puso a jugar en pleno partido invitando inclusive al tercera base Benjamín “La Chata” Cerda. Esa ocurrencia le costó el apodo del Creazy Uriarte.

Un pasaje largo y exitoso del Manuel López Uriarte tanto como amateur y profesional. Ya retirado del beisbol también incursionó en el futbol y fue un valiente guardameta. Trabajó como directivo en el Club Garbanceros de Guamúchil en la llega de futbol profesional a esta zona.

Manuel "Chino" Uriarte junto a su entrañable amigo Fermín Soto.

El boxeo local también le debe mucho ya que fue un incansable promotor de esa disciplina.

Una de las cosas que lo llenaban de orgullo fue el haber sido pionero del nacimiento del Club de Veteranos de Beisbol y uno de los principales impulsores de las Ligas infantiles y gestor junto al Dr. Samuel Hall en la construcción de los campos chicos.

Hoy el “Chino” Uriarte descansa en paz y tal vez si se pudiera mandar un mensaje, seguramente gritaría a los cuatro vientos “Ahi te voy compadre Celso Macías, Aurelio Rodríguez, “Manuelillo” López y “Negrito” Hall”.

Condolencias para su familia, amigos y deportistas.

 

En esta nota: