Guamúchil

Embarazo no detiene las gestiones comenta alcaldesa

La mandataria del municipio costero afirma que esta situación le ha dado la oportunidad de empoderarse como mujer y delegar responsabilidades entre sus funcionarios.

Por  Bardo Villa

La presidenta municipal de Angostura, Aglaeé Montoya Martínez.(EL DEBATE)

La presidenta municipal de Angostura, Aglaeé Montoya Martínez. | EL DEBATE

Angostura, Sinaloa.- La alcaldesa Aglaeé Montoya Martínez detalla que su embarazo en plena administración no es una ocurrencia como algunos lo han comentado, sino una bendición, ya que gracias a esto le ha dado empoderamiento como mujer y la oportunidad de delegar responsabilidades a su grupo de colaboradores en el Ayuntamiento de Angostura.

La mandataria del municipio costero, que por cierto es muy activa y dinámica, asegura que cuando recibió la noticia de que estaba en estado de gestación su cuerpo fue invadido por bonitos sentimientos, ya que es una mujer que no ha sido muy fértil.

“Había batallado para quedar embarazada, ya que tuve tres abortos espontáneos, pero gracias a Dios nació mi primer hijo, y ahora, cuando me dicen que traeré al mundo a uno más, me sorprendí y se lo agradecí al Señor, porque no me era fácil ser tan fértil y tampoco era algo que estaba planeando en este momento.

El estar al frente de la administración embarazada es parte de mi aprendizaje como mujer y tal vez un modelo para muchas mujeres, de que con responsabilidad podemos trabajar y también cumplir con nuestra obligación y naturaleza de ser madre.

La alcaldesa de Angostura seguirá poniéndo de su parte para ayudar al municipio pese a su embarazo. / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

Reconozco que sí ha habido momentos en que me he sentido muy cansada, pero de repente me siento y me relajo los pies y eso hace que nuevamente se me carguen las pilas y a seguir dándole en las gestiones para tener un mejor Angostura, pues el objetivo es que le vaya bien en todos los sentidos.

Ha habido vuelos en los que me he sentido mal, pero me doy permiso de desahogar las náuseas y vámonos a trabajar, pues la sociedad tiene mucha hambre de que el municipio florezca. Cuando mi hijo está pateando mi vientre siento que me habla y me dice: ‘hey, ya descansa’, pues le hago caso, de igual forma, cuando lo siento contento y todo va bien, ya que siento esa conexión, y claro que me doy mis tiempos de reposo.

El embarazo me ha obligado a tener un liderazgo más efectivo, a ser una mujer que delega funciones para que todos los directores de área saquen el potencial que poseen y no sea solamente la presidenta la que tenga las riendas de cada tarea, pues todos debemos de hacer la chamba lo mejor posible, además me ha permitido buscar dentro de mis estrategias y diferentes dinámicas del cómo poder trabajar más en equipo, para que se hagan más cosas y seamos más eficientes.

Mi embarazo no ha sido impedimento para hacer todas las gestiones que se necesitan, al contrario, es una inyección de motivación, pues me ha hecho más empoderada, y por los niños lo doy todo”, manifiesta la alcaldesa.