Guamúchil

En Guamúchil se venden coloridas hamacas tejidas en el estado de Guerrero

El joven Saúl Rosas recorre día a día calles de la ciudad alvaradense bajo el sol y el calor, pero con ganas de salir adelante con la venta de las hamacas. 

Por  Esmeralda Ivonne Bañuelos Rodríguez

En Guamúchil se venden coloridas hamacas tejidas en Guerrero.(EL DEBATE)

En Guamúchil se venden coloridas hamacas tejidas en Guerrero. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Desde el sur del país llegó la temporada de venta de las hamacas tejidas a mano. Los vendedores, como el joven Saúl Rosas, viajan desde el estado de Guerrero para venderlas en las calles de Guamúchil.  

Protegido con manga larga, sombrero y cubrebocas, el joven vendedor recorre día a día el centro de la ciudad para vender las coloridas hamacas o “macas”, como también se le conoce por estos lados al tejido de tela que sirve para descansar bajo un árbol o, incluso, al interior de la casa.  

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El joven compartió cómo sale adelante con la venta de la artesanía que no se elabora en esta tierra. Cuenta que viajó solo a esta ciudad para poder vender la mercancía. “La hamaca más comprada en esta ciudad es la que es “cerrada”, comentó el comerciante guerrerense.

A un costo de 350 pesos, en promedio, vende una de las variedades de hamaca, ya que es una artesanía que implica una gran labor para que quede bien hecha. La hamaca está tejida en su mayoría con hilos suaves y en las terminaciones la hilaza es más fuerte, para poder amarrarse y soportar el peso de la persona.  

Tradicionalmente las hamacas se han utilizado en Sinaloa como un medio de descanso bajo un árbol. En los patios de las casas de las comunidades es más común verlas, pero en las ciudades también se pueden ver amarradas de árboles para disfrutar de una tarde fresca o del viento que desata la temporada de lluvias.  

Otro de sus usos son como un mueble más al interior de los hogares, porque se dice que el descanso es mejor y más relajado que en un sillón o una cama.

Leer más: Alonso Heráldez se compromete con habitantes de la colonia Pedro Infante en Guamúchil

Los jóvenes de hoy dan muestra del ejemplo de salir adelante dedicándose al comercio para contar con sus propios recursos y no depender de los padres. El joven Saúl Rosas viajó una larga distancia para lograr vender lo más que se pueda cada una de las hamacas.  

No le importa el calor, el sol ardiente o que se complique la venta. Se levanta cada día, se viste de manera adecuada para protegerse del sol, se pone su cubrebocas, toma varias hamacas y caminando se busca el peso para ganarse la vida.

 
Rocha Moya llama "defensora del viejo régimen" a periodista

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo