Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Guamúchil

En la 'tierra de Pedro Infante' no puede existir un Centro Histórico

GUAMÚCHIL
Avatar del

Por: Selene Ojeda

Guamúchil, Sin.- La historia que guardaban decenas de edificios establecidos frente a las vías del tren, por la avenida Ferrocarril, y otras aledañas, se ha extinguido paulatinamente con el paso de los años.

Al ser derrumbados los inmuebles antiguos o permanecer en condiciones ruinosas, el patrimonio cultural de la ciudad se está perdiendo, y esto hace imposible la creación de un centro histórico.

Para Carlos Francisco Tavizón López, cronista de la ciudad, es imposible mostrar el rostro tradicional de un asentamiento, sin la existencia de su riqueza arquitectónica y cultural.

Lo que ocurre es que no se cuenta con un decreto que proteja la arquitectura para que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) vigile que no se pierda ese patrimonio, agregó el también presidente de la Crónica Sinaloa, A.C.

Todo el caserío que estaba a orillas de lo que es hoy el bulevar Rosales, fue derrumbado durante los años, ya ni vestigios quedan de muchas de las casas y comercios que en alguna época fueron de las más representativas.

Tavizón López expuso que actualmente se conservan los edificios del Hotel Davimar, la escuela Samuel M. Gil, el semiderrumbado hotel Sud Pacífico, donde se hospedó durante su campaña José Vasconcelos en 1929 y el general Alvaro Obregón en 1919.

Asimismo, se ha mantenido el edificio de lo que fue la Cervecería Regional, por la calle 5 de Mayo, entre Escobedo y Benito Juárez, donde se elaboró una de las mejores bebidas y fue propiedad de Silverio Trueba, quien inauguró la planta en el año de 1930.

Ese inmueble después pasó a ser propiedad del Gobierno del Estado, que lo donó para la instalación de la escuela Secundaria Federal número 1 y actualmente se tiene la inquietud de fundar ahí el Archivo Histórico Municipal, explicó el cronista de la ciudad.

Algunos de estos edificios cuentan con más de cien años de antigüedad, ya que fueron construidos entre 1910 y 1915. Otro de los edificios que guarda una parte relevante de la historia del pueblo guamuchilense, es la estación del ferrocarril, que aunque ya ha pasado por varios procesos de remodelación, sigue siendo emblemática e ícono de la ciudad, así como las construcciones que se encuentran frente a ésta y que no deben seguir desapareciendo.

"Es una tristeza que esto suceda, porque se pierde la imagen del Guamúchil de entonces, del de 1908 cuando inicio el despegue de este pueblo."

El hotel Davimar que también funcionó como cine, fue diseñado por el arquitecto español Félix Candela, quien dirigió la obra por correo y telégrafo, por ello es importante que este edificio siga siendo un distintivo de la ciudad, dijo.

Otra de la edificaciones históricas que aún existen es la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, mencionó Tavizón López. Estos edificios deben seguir conservándose como hasta hoy, dado que representan años de historia.

Sin embargo, es de suma relevancia que los gobiernos consideren rescatar el hotel Sud Pacífico y la hacienda de La Ciénega de Casal, aunque el primero es difícil, ya que se han hecho intentos y no ha sido posible, indicó el cronista.

De aquel caserío y edificios comerciales, bodegas, gasolineras que existieron junto a la vía y otras calles como la Silverio Trueba, sólo queda entre un 5 y 10 por ciento, expresó Julián Camacho Angulo, escritor de cuentos y quien llegó a vivir a Guamúchil en 1935.

"Esto no es bueno ni malo, sino producto de la modernización, la civilización y el progreso", expresó.

Constituir un Centro Histórico no es posible, por varios detalles, el principal es porque los edificios antiguos se encuentran diseminados y no se concentran en una zona determinada, aunque la mayoría está frente a las vía, entre las calles 5 de Mayo y Doctor de la Torre, además de que todos son del siglo XX para adelante y no tienen una arquitectura de tipo colonial.

Sería diferente si por ejemplo, hubiese vestigios de las chozas de madera en las que los indios vivían en San Pedro, cuando el 29 de junio de 1529, llegó a Guamúchil el explorador español Sebastián de Évora, de aquellos años sólo existe un panteón que quedó del otro lado del río.

Cercano también a las vías del ferrocarril, permanece el deteriorado edificio de La Monetaria, que fue uno de los más grandes almacenes de granos, que tuvieron un gran auge a principios del siglo pasado.

En la esquina de 16 de Septiembre y Ferrocarril, estaba un edificio que se llamada El Progreso y por varios años fue una tienda de abarrotes muy cotizada, la cual ya desapareció.

Del antiguo cine Royal sólo queda el edificio ya muy diferente. Otro que fue derrumbado, se ubicaba por Silverio Trueba y 16 de Septiembre, esa edificación fue propiedad de Adolfo Félix y albergó en un tiempo al Ejército Mexicano.

Personal del INAH ya visitó la estación y la hacienda de La Ciénega, dijo Ambrosio López Montoya, director de la Casa de la Cultura.

En esta nota:
  • GUAMÚCHIL
  • SINALOA
  • EDIFICIOS HISTORICOS
  • INAH