Guamúchil

Escobas de vara, la antigua costumbre en los pueblos

Son hechas en su mayoría a partir de la técnica que aún hoy es empleada y se conoce como popotillo.

Por  Dalia Sagaste

Es un arduo trabajo la elaboración de escobas de vara.(EL DEBATE)

Es un arduo trabajo la elaboración de escobas de vara. | EL DEBATE

Angostura, Sinaloa.- Es muy común ver a las personas de la tercera edad barriendo con escobas de vara en altas horas de la madrugada, en especial en las comunidades, es por ello que los vendedores las consideran un buen producto para vender.

En la entrada a la comunidad San Isidro, la cual pertenece al municipio de Angostura, el señor Tolentino Camacho Sánchez se dedica a elaborar escobas, señaló que algunas las compra, pero que todas las vende. 

Tolentino Camacho Sánchez informó que desde hace aproximadamente 40 años se dedica a la elaboración de escobas; también dijo que en ocasiones las debe comprar. Resaltó que su interés por este oficio le surgió cuando se dio cuenta de que es un buen negocio y que le iba a generar una buena ganancia.

Señaló que en una ocasión de la sierra se trajo alrededor de 40 mil escobas de vara. “Estas escobas se venden mucho”, citó.

Camacho Sánchez dijo que anteriormente contaba con cuatro montones de 10 mil escobas cada uno. Señaló que las personas las utilizan mucho y más aún las señoras de la tercera edad.

Dijo que primeramente comenzaron a vender estas cosas en Tamazula II, después se instaló en la entrada de la comunidad San Isidro, en donde actualmente permanece.

Las escobas son hechas en su mayoría a partir de la técnica que aún hoy es empleada y se conoce como popotillo.

Don Tolentino señaló que primeramente debe ir al monte a cortar todo el material, después lo separa, para posteriormente comenzar a seleccionar las ramas que se requieren para hacerlas, después debe amarrarlas con un mecate que tiene amarrado de un árbol y de la otra extremidad agarra la escoba; don Tolentino detalló que ya que están listas, solamente las para con las ramas hacia arriba y les pone una tabla encima para que esta les dé la forma que deben llevar.

Don Tolentino Camacho Sánchez dijo que muchas personas no toman con mucha importancia de este oficio, pero que cuando realmente saben los beneficios que este puede traerles es cuando empiezan a tomarlo en cuenta y a valorar un poquito el trabajo que realiza.

Sin duda es un trabajo muy laborioso y al cual no se le debe invertir mucho, económicamente hablando, pero sí un gran esfuerzo de parte de quien está elaborando estas tradicionales escobas.