Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Esperan desazolve de arroyo peligroso en Mocorito

Se recomienda tomar mucha precaución al cruzar los arroyos de San Benito, El Valle y los Mazates

Guamúchil, Sinaloa.- Cada temporada de lluvias las comunidades de Mocorito se ven afectadas por el cauce de arroyos que cruzan y en muchos casos limitan el acceso hacia algunos hogares, y aunque la mayoría de los habitantes ya conoce las condiciones de dichos arroyos, algunos no omiten el pasar cuando están en niveles altos.  

EN LA ESPERA.
Ante tal situación, la Coordinación de Protección Civil ha venido trabajando en el desazolve de los principales arroyos del municipio, y está en trámites ante la Conagua el de Boca de Arroyo; este cauce cuenta con antecedentes no muy buenos, que tan solo en años pasados ha dejado a familias sin hogares, con grandes pérdidas materiales.

Fotos: Matías Rodríguez/EL DEBATE.

“Se solicitó a Conagua el desazolve del arroyo de Boca de Arroyo, sabemos que es algo costoso, la unidad de emergencia de dicha dependencia ya estuvo tomando las evidencias para continuar con los trámites correspondientes, y estamos conscientes que se ocupa sacar material de ahí; ante la solicitud presentada se le pidió a Conagua interviniera ante la empresa cribadora que está junto a la comunidad para que ésta pueda acceder al lugar a sacar materiales; se está realizando la tramitología para los permisos”, expresó Valentín Alapizco Arce.

ANTECEDENTES.
Durante varios años los habitantes de la comunidad Boca de Arroyo han sufrido los estragos de las inundaciones; el año pasado, el 8 de julio, se evacuó a familias completas que viven junto al caudal; en el 2014 hasta el paso vehicular fue interrumpido por el desbordamiento de tan significativo arroyo, y en el 2013 el huracán “Manuel” tocó tierra en la comunidad y de igual manera causó grandes daños y pérdidas materiales.

TRABAJOS.
En Rosamorada se efectuó la construcción de bordos para garantizar que el agua no salga del cauce del arroyo; en  Higuera de los Vega se desalojó un banco de arena y se anchó el cauce, y en los Mazates, ante una petición de los ciudadanos, se limpió el material vegetativo que invadía y obstruía el pase rápido del agua.