Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Expresidiarios se sienten rechazados por la sociedad

GUAMÚCHIL

Guamúchil, Sin.- Algunos exconvictos después de cumplir su condena tras las rejas, al salir nuevamente a las calles se encuentran frente a nuevos retos qué enfrentar; dicen sentirse señalados y menospreciados por las personas que los rodean. Aseguran que en muchas ocasiones este tipo de acciones en vez de ayudarlos a superar su problema y salir adelante, los hace perder la esperanza de poder cambiar y vuelven a caer en cuestiones ilegales.

Ya no son los mismos. Miguel Flores Beltrán es un preso reincidente de la Cárcel Regional del Évora, cuenta con 45 años de edad, y expresó que desde antes de cumplir los 18 años fue encarcelado injustamente por un crimen que no cometió, duró ocho años tras las rejas, y al momento de salir a las calles su vida ya nunca fue la misma de antes, desde que puso un pie fuera de la prisión las personas comenzaron a señalarlo;"la gente cree que uno porque ya cayó al bote no tenemos otra oportunidad de ser mejores, no nos tienen la confianza que queremos para volver a unirnos a la sociedad", expresó el preso, quien dice que buscó trabajo en varios lugares pero le cerraban todas las puertas, su necesidad por obtener las cosas básicas para él y buscar lo mejor para su familia, y ante el desempleo, decidió robar para solventar sus gastos, y fue sorprendido por las autoridades y regresó a la prisión, sin embargo, no pierde la esperanza de que al salir su vida pueda cambiar, recibir una oportunidad para mejorar su vida y la de su familia. Por su parte, el preso Arturo Higuera Castro comentó que él ingresó al penal por robar fierros, pero al salir se dio cuenta que las personas desconfiaban mucho de él y dudaban en darle una segunda oportunidad, buscó trabajo en muchos lugares pero nadie se lo dio, no lo querían ni contratar para los trabajos del campo, razón por la cual volvió a delinquir;"uno se da cuenta que tiene que salirse a otro lugar donde no lo conozcan a uno, aquí todos te señalan y hablan mal de uno, sin conocer las razones por las cuales actuamos de ciertas maneras.

Merecen una segunda oportunidad. La trabajadora social de la Cárcel Regional, Alma Josefina Herrera García, manifestó que a las personas que estuvieron en la cárcel debe dárseles un voto de confianza para integrarlos a la sociedad y a un trabajo de bien para que puedan salir del problema. Aseguró que con un poco de apoyo estas personas pueden hacer su vida normal como cualquier otra, pero que es necesario una aportación real por ambas partes;"ojalá existieran leyes para que por un tiempo a estas personas les dieran las cartas de no antecedentes penales, porque si no les es casi imposible conseguir un empleo, no digo que ellos sean las víctimas, dicen que se van por el trabajo fácil, pero es muy difícil, cuando salen de la cárcel y se sienten rechazados se les baja más la autoestima y vuelven a caer", argumentó la trabajadora social.

Ernesto Alonso Bojórquez Meza, director de la Cárcel Regional del Évora, manifestó que en algunas ocasiones las personas que salen de la cárcel pueden readaptarse nuevamente a la libertad y a la sociedad, siempre y cuando pongan de su parte y se pongan a trabajar;"hubo un tiempo donde el Gobierno estuvo aceptando gentes para conseguirle trabajo en algunas empresas, dependiendo del interno y los estudios que arrojaba la trabajadora social y un psicólogo lo recomendaban y le buscaban un perfil donde pudieran desenvolverse por el buen camino", mencionó Bojórquez Meza, quien señaló que sería de mucho beneficio que este tipo de apoyos se siguieran otorgando a los exconvictos que ponen de su parte y a quienes de verdad tienen un interés por hacer las cosas de la mejor manera para su propio beneficio y que no volvieran a caer tras las rejas.

Temor. La psicóloga del DIF, Ana Margarita Meraz Inzunza, señaló que cuando las personas que estuvieron en la cárcel salen y se enfrentan con el rechazo de la sociedad piensan que no vale la pena hacer las cosas bien. Comentó que al sentirse rechazados llegan a un punto donde se cansan de buscar nuevas oportunidades y vuelven al camino del mal.

La psicóloga explicó que la mayoría de las personas ven la cárcel como un sinónimo de asesinos, violencia e inseguridad, "muchos dicen que las mañas no se quitan, que agarra más estando encerrado y no acceden a darle una nueva oportunidad, desconfían de la manera en que puedan actuar y no les dan trabajo, lo peor es que muchos ni siquiera pueden estar cerca de ellos", argumentó Meraz Inzunza, quien señaló que como es natural, existen casos de personas que no escarmientan, pero existen otros que al estar presos se dan cuenta que esa no es la vida que desean llevar, valoran más a la familia y al momento de salir buscan verdaderamente la manera de ser unas personas íntegras, preocupadas por superarse y no regresar a las acciones que les hacen daño a ellos y a todas las personas que los rodean.

Nuestras Redes

tter: @DBT_ Guamuchil

uamúchil

Si deseas enterarte de las noticias de Angostura, Guamúchil y Mocorito visita nuestra Sección/Locales

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/W6KT0AU1b1M" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>