Guamúchil

Francisco saca a su familia adelante con algodones de azúcar en Guamúchil

La familia de Francisco Rodríguez se sostiene con la venta del producto, que se elabora cada tarde.

Por  Esmeralda Ivonne Bañuelos Rodríguez

De esta manera se colocan para venderse en las calles de Guamúchil.(EL DEBATE)

De esta manera se colocan para venderse en las calles de Guamúchil. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- La vida no es tan dulce como los algodones de azúcar que elabora Francisco Rodríguez Nava. Con la venta ha podido sacar adelante a sus cuatro hijos y a su esposa para sobrevivir a la pandemia.

Francisco Rodríguez Nava nunca pensó que aquel oficio que aprendió en Celaya, Guanajuato sería hoy un ingreso para salir a flote en la contingencia que se vive en el municipio de Salvador Alvarado. Ésta es la cruda realidad que vive la familia, quienes apenas y sacan el día para adquirir los alimentos más básicos y cubrir las necesidades de los más pequeños, como pañales y leche.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Con la venta de los 30 algodones a 20 pesos cada uno, las ganancias hay que repartirlas, primero con el socio, y el resto servirá para la compra de material para su elaboración al día siguiente, y lo que queda, hacerlo rendir para comer.

El joven padre de familia aprendió el oficio de algodonero hace más de seis años. “Por necesidad aprendí, en ese tiempo trabajaba en los juegos mecánicos de las ferias y un amigo me enseñó”.

Momento en que inicia con la preparación. / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

Gracias a esto ha podido sacar a su familia adelante, al quedarse varado con el grupo de ferieros que se encuentran instalados frente al estadio Alberto Vega Chávez, porque la vida no es tan dulce para esta familia, integrada por dos niños pequeños, una adolescente de 15 años y una bebé de tres meses. Además de la venta de algodones, Francisco Rodríguez busca la manera de obtener ingresos. Al apagar la máquina algodonera parte rumbo a uno de los cruceros más concurridos por el bulevar Labastida Ochoa para  hacer demostraciones de fuego y vender alcancías de yeso.

En la visita a su humilde hogar, que realmente es una camioneta, el algodonero compartió el proceso de elaboración de este delicioso producto, y también compartió su historia familiar en la lucha que enfrentan cada día para poder obtener un ingreso para alimentarse. Pero otra de las necesidades prioritarias son pañales y leche para sus hijos de 2 años y una bebé de tres meses de edad, quien nació en plena pandemia.

La familia de Francisco es un reflejo de tantas personas que no cuentan con un empleo formal, que por circunstancias de la vida se encuentran en estos momentos saliendo adelante a como pueden con lo que tienen. Como  dice el refrán, “más hace el que quiere que el que puede”, y esta familia es un ejemplo de que se puede salir adelante ante cualquier adversidad.

Te puede interesar:

Coronavirus México: Últimas noticias de hoy 03 de julio sobre el Covid 19

AMLO se hará prueba COVID para poder ver a Trump en EEUU

Cuántos casos de coronavirus hay en Sinaloa hoy

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo