Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Inaceptable que se siga saqueando al río

MOCORITO

Mocorito, Sin. A más de 200 metros del puente deberían de estar las cribas río a abajo en el río Mocorito en la cabecera municipal, actualmente la maquinaria se puede observar muy cerca a la zona de recreo, es por ello que posiblemente estén violentándose los reglamentos de extracción de materiales en el cause del río.

Apoyo al río. Jesús Manuel Jiménez Gil, representante de la organización, Salvemos el Río, en conjunto con Fausto Torres, mencionó que la presidencia no se pone las pilas para combatir este problema, pues la gran mayoría de los concesionarios actúan de manera arbitraria, sin supervisión y sobre explotando la zona de reserva ecológica. No respetan los lineamientos, ni los polígonos que reciben para su explotación. Actualmente en el río de Mocorito existen alrededor de siete concesionarios, quienes extraen materiales del río, de los cuales según Jiménez Gil solo uno o dos trabajan de forma correcta y siguiendo los lineamientos.

Cabe destacar que haber retirado las cribas de al menos un área del río, fue un gran logro para los activistas ecológico en Mocorito. Fue durante el año 2010 en la administración de Hernán Cuevas, cuando el cabildo logro retirar las cribas de la zona de río abajo, lo cual desde entonces y hasta la fecha ya no se explota, solamente se extraen materiales de río arriba. No obstante aún hay una criba en el sector de la Ladrillera, sin embargo el material que se trata en el lugar se acarrea de otros lugares no de la cuenca del río.

Exigen resultados. De la misma forma Jiménez Gil, comentó que el organismo ya ha demandado la inconsistente situación ante la Profepa en repetidas ocasiones sin embargo el organismo no ha actuado.

"Se requieren señalamientos en el lugar", señaló el representante de Salvemos el río. Deben haber señales en la zona de excavación, pues visitantes podrían adentrarse en las aguas de esas áreas y así poner en riesgo su vida; señalamientos que no existen.