Guamúchil

La Ciénega de Casal, Salvador Alvarado se distingue por su riqueza histórica

A finales de 1800  destacó como un centro comercial que permitió una gran actividad económica por tierra y mar.

Por  Esmeralda Ivonne Bañuelos Rodríguez

La legendaria hacienda que construyó Buenaventura Casal.(EL DEBATE)

La legendaria hacienda que construyó Buenaventura Casal. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- En el municipio de Salvador Alvarado existe una de las comunidades con más historia en la región del Évora, donde además de la icónica hacienda, se encuentra una área natural de aguas termales.

Se trata de la popular comunidad Ciénega de Casal, ubicada a menos de una hora de la cabecera municipal. De acuerdo al historiador Rafael Chávez, en el año de 1874 Buenaventura Casal adquirió los terrenos de la comunidad, de acuerdo a los archivos notariales.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La legendaria hacienda ubicada en el centro de la comunidad, era una de las más importantes en la región a finales del siglo 19 y principios del 20. “La importancia histórica de la Ciénega de Casal radica en que se convirtió en un importante centro comercial con una gran actividad económica, derivado de las rutas que se crearon para el intercambio de mercancías tanto por tierra como por mar”, explica el historiador.

“A decir de las condiciones de los terrenos, el lugar no mostraba atractivo para ninguna clase de explotación. Se encontraba en una de las zonas más áridas del variado contexto sinaloense, aun así, sin que nadie lo predijera, empezó a erigirse como una verdadera empresa, manejándose todo tipo de negociaciones, ya fuera de tipo comercial, agrícola, industrial, inclusive de transporte terrestre. Como haya sido, el 10 de junio de 1874 compra a Lázaro Castro un terreno en 50 pesos, ubicado en la Ciénega 141, lugar desértico e improductivo, con alrededor de 300 habitantes, mucha tierra enmontada y sin agua para una obra de regadio; ahí don Buenaventura Casal probó su suerte”, detalla el historiador guamuchilense, al destacar cómo un extranjero convirtió a la comunidad en un emporio comercial.

Pero para conocer más a fondo cómo era la vida de los habitantes ya en la década de 1950, el vecino José Noé Agramón Higuera, de 74 años de edad, compartió sus memorias.

Guamúchil La Ciénega de Casal, Salvador Alvarado se distingue por su riqueza histórica
Área natural de aguas termales única en Sinaloa. / Fotografía: EL DEBATE

Recuerda que cuando era niño la mayoría de las casas eran de terrado y cercadas con latas. Las familias eran muy numerosas, entre ocho a 15 hijos, siendo la actividad agrícola y ganadera el sustento de la economía.

Recuerda los tiempos en que su padre ganaba 20 centavos de salario por día, sin embargo, alcanzaba para alimentar a la familia. Eran las épocas donde se daban buenas cosechas porque las lluvias iniciaban desde junio hasta febrero, “y la alimentación era más sana, no había obesidad”, señala Agramón Higuera.  

Recordar a las primeras generaciones que habitaron la comunidad es recordar la importancia que tenía la vida familiar y el respeto que prevalecía en la sociedad pero también es recordar las formas de convivencia, como las fiestas.

Últimas noticias locales en los siguientes enlaces:

Noticias Guamúchil, Noticias Sinaloa

“Como no teníamos un perifoneo, ni la radio, las fiestas que se hacían cada año se anunciaban poniendo una bandera roja en el centro de la comunidad”. Recuerdos que permiten conocer la postal de una época y esa historia que aún se puede palpar en las ruinas que quedan de la hacienda.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo