Guamúchil

La injusticia lo motivó a ser un buen abogado

El mejor reconocimiento es de la gente; no me jacto de ser el mejor, pero sí muy honesto, expresa Sergio Madrid.

Por  Esmeralda Bañuelos

El abogado Sergio H. Madrid León.(EL DEBATE)

El abogado Sergio H. Madrid León. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- No traen capa ni disfraz, pero son superhéroes de carne y hueso. Y este viernes 12 de julio se conmemora su día. En un símbolo de reconocimiento a quienes defienden al ciudadano, se hace honor al abogado por su fundamental papel en mejorar la sociedad.

A través de esta historia, se refleja al ser humano detrás de ese escritorio con cientos de hojas por leer para resolver un caso. A aquel que con empeño defiende la aplicación de la ley y a quien se pone codo a codo con las causas justas, pero también a quien hace el bien sin mirar a quien.

El presidente del Colegio de Abogados Enrique Pérez Arce, A.C., Sergio Humberto Madrid León, con 26 años de carrera, cuenta que desde niño el valor de la justicia estaba presente cada vez que presenciaba el abuso.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

“No me gustaba ver que abusaran unos de otros. Lo que sí me quedó bien marcado es en una ocasión en que un señor le llamó la atención a su hijo por algo que no hizo. Y lo maltrató, lo golpeó, cuando todos éramos testigos de que no era culpable”. Este recuerdo refleja el espíritu de justicia que acompañó las posteriores etapas de su vida hasta que ingresó a la Licenciatura en Derecho en 1988.

Al egresar en el año de 1993, sus inicios en la abogacía enfrentaron a una comunidad de abogados más cerrada, donde no era fácil encontrar solidaridad con los colegas, “antes se pensaba que el que más sabía era el bueno del pueblo”, relata Madrid León. Observa que a diferencia de esos años, ahora la comunidad se ha tornado más abierta, con mayor apertura e interés por apoyar a las nuevas generaciones.

“Un buen abogado es quien procura ayudar y velar por los derechos del ciudadano. Es muy bonito, gratificante, ver y lograr que tu trabajo y conocimiento tuvo frutos favorables, que ayudaste a una persona que la ley lo protegía. Simplemente lo que hacemos los abogados es hacer que se cumpla la ley y que se haga justicia, pero lo que distingue a un buen abogado es la honestidad y la rectitud. No me jacto de ser el mejor, pero sí soy muy honesto. Podrán decir, el licenciado Madrid no me sirvió, pero no me cobró. Este día del abogado hay mucho que festejar porque hay muchos aprendizajes que nos deja el día a día con nuestros casos y la vida. Es muy gratificante encontrarte en la calle a la gente que ayudaste y que te saluden y te reconozcan como un buen abogado”.