Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Más de 200 años de historia en el Palmar

MOCORITO

Mocorito, Sin. Con más de 200 años de antigüedad, la vivienda de la familia Amézquita es la casa más antigua de la zona de la sindicatura de Rosamorada y todos sus alrededores, incluso una de las más viejas del municipio de Mocorito.

Los años ya pesan en ella, pero sin duda es completamente habitable, tanto así, que varias personas aún viven felizmente entre esas paredes llenas de historia.

Las construcciones de antaño eran hechas realmente para siempre, no como ahora, que cualquier arroyito se les mete a las casas, y un temblor, por pequeño que sea, las cuartea.

Familia propietaria. Alejandro Amézquita es uno de los herederos de la vivienda histórica, hijo de doña Ramona Amézquita, quien a su vez heredó la casa de su madre y su madre de la suya.

Ramona parió tres hijos, ellos se han encargado de cuidar la construcción con sus propias manos y técnicas, y de esa forma le han dado personalmente el mantenimiento que requiere para mantenerse en buen estado.

La casa de gruesas paredes, altos techos y cimientos muy altos, se encuentra junto a la iglesia, otra joya histórica en el poblado El Palmar de los Leal. Da una apariencia agradable que remonta a décadas antepasadas donde por las calles solamente circulaban carretas, las mujeres vestían ropajes largos y los niños maniobraban esos juegos que los hacían mantenerse activos todo el día, los hacían ser hombres de bien y fuertes físicamente.

Alejandro, uno de los propietarios actuales de la casa, venía del abarrote a bordo de su enmohecida bicicleta, y de un frenón saluda y recuerda que muchas son las personas que lo visitan con regularidad para saber algo de la historia de su antigua casa, lo cual le da mucha satisfacción, y él así cuenta sus memorias sobre la vivienda más antigua del poblado y todo el valle de Mocorito.

INAH. Pese a ser una vivienda con el doble de los años que propone el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para ser protegida por él mismo, la casa no tiene ningún tipo de protección de la dependencia, pudiendo ser reconocida como una joya arquitectónica por su longevidad y buen estado que aún mantiene.

En la cabecera municipal, mejor conocida como la Atenas de Sinaloa, el INAH sí tiene protegidos cientos de edificios, entre ellos el más representativo, que es la iglesia.