Selecciona tu región
Guamúchil

Menores que son víctimas de abuso en Sinaloa ya no son los mismos

De ser abusados, difícilmente se dejan tocar por alguien más que les quiera demostrar su aprecio, y por las noches tienen pesadillas frecuentes.

Por Julissa Angulo

-

Guamúchil, Sinaloa.- De acuerdo con estadísticas de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Sistema DIF Salvador Alvarado, en el pasado mes de abril se contabilizó un caso de un menor que sufrió abuso dentro de la pandemia, dándolo a conocer Virginia Marisol Burgos, titular del área, quien dijo que lo que influyó fue la pandemia.  

Ante lo anterior, ¿se ha preguntado qué trastornos pueden quedarle a un niño que sufrió abuso sexual? Pues a decir del psicólogo Leonel Camacho, lamentablemente estos casos son muy especiales y delicados, ya que al haber sido abusados les deja una huella del acto en su ser, resaltando así que los niños se vuelven más vulnerables y después de ser violados difícilmente se dejan tocar por alguien más que les quiera demostrar su aprecio, así como también por las noches tienen pesadillas frecuentes y se aíslan de la sociedad.  

“Es un proceso difícil para el infante, como el poder ayudarlo con terapias para que poco a poco olvide el trauma que pasó”, exclamó

Comentó que inmediatamente se nota en los cambios de actitud de un menor cuando está siendo abusado, ya que debido a los signos de alerta son un cambio radical en su forma de comportarse, donde pueden pasar en un instante de estar feliz, a estar altamente tristes y enojados, lo que les lleva a comenzar a probar bebidas alcohólicas y asimismo manifestando pérdida de sueño.  

Explicó también que usualmente los menores cambian su alimentación y en la mayoría de los casos arrebatan contra su propio físico, sin importarles el daño que se puedan hacer con tal de sacar todo el dolor que los estremece día con día, al recordar por lo que pasaron y no poder seguir de manera normal.

Leer más: Regidora de Salvador Alvarado señala falta de interés en el proyecto del nuevo panteón

Lamentablemente las secuelas a largo plazo donde un adulto abusa sexualmente de un menor pueden ser referente a su manera de actuar, donde el menor tenga un intento de suicidio o empiece a consumir drogas o alcohol, y hasta llegar al caso de experimentar un trastorno de identidad, así como también emocional, donde presenta depresión, ansiedad, baja autoestima y dificultad para expresar sus sentimientos.

Cabe mencionar que es importante apoyar a toda persona que haya vivido por esta situación, y ser atendida por psicólogos, quienes la apoyarán en el proceso de recuperación.

AMLO apoyará a Rocha en grandes proyectos
Síguenos en