Guamúchil

Mortandad de ganado es más por falta de pastura

El mes de junio es uno de los más críticos para los ganaderos más necesitados de comunidades de Salvador Alvarado, como la 15 de septiembre.

Por  Esmeralda Bañuelos

En la comunidad 15 de septiembre reciben las pacas de la ganadera local.(EL DEBATE)

En la comunidad 15 de septiembre reciben las pacas de la ganadera local. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- En este mes de junio se presenta la temporada más crítica para los ganaderos más necesitados de las comunidades de Salvador Alvarado. Es común que al menos una o dos muertes por ganadero se registren por desnutrición.

En la visita hecha a la comunidad 15 de septiembre la mañana de ayer, se pudo conocer la preocupación de algunos ganaderos por el riesgo de muerte del ganado a falta de alimento. Y es que en esta comunidad no hay condiciones para el pastoreo. Otra de los factores que dificulta una mejor atención al ganado es la falta de agua. “Ya tenemos más de 20 días sin agua por un problema en la bomba que no se ha resuelto”, comentó uno de los afectados.

“No tenemos agua, no tenemos tierras de riego, la pastura que hay es puro temporal, son cerca de mes y medio que nos dura y ya con las lluvias se echan a perder”, expresó el ganadero Ramón Figueroa.

Más que la sequía, la causa más común es por adelgazamiento que provoca la desnutrición, cuya consecuencia mortal es la conocida fiebre “ranía”, que acaba con la vida del animal en tres o cuatro días sino se atiende a tiempo. “Cuando no podemos comprar pastura tenemos que vender una de las vacas para poder salvar a otra, a veces, la vaca que no queremos vender”, lamentó quien por décadas se ha dedicado a esta actividad, la cual cada vez es más difícil de sostenerla. El señor Ramón resume la situación con una frase “ahora es más difícil ser ganadero, antes había más pastura”.

Se estima que el impacto de la mortandad que se registra cada año en el municipio podría calcularse en 1400 cabezas de ganado, solo tomando en cuenta los registros de la asociación ganadera local. “En esta temporada se mueren de una a dos de las vacas por cada ganadero por desnutrición, considerando los 700 socios que integran la ganadera”, dijo el presidente Roberto Sánchez Castro.

Una de las formas en que la asociación ganadera local atiende este problema es con el servicio de pastura a 11 pesos cada una, como cuota de recuperación. Gran parte de la pastura la aportan agricultores y la ganadera se encarga de empacarla y trasladar las pacas a las comunidades que lo soliciten.