Guamúchil

Niños amigueros y sobre todo, muy amorosos con los demás

GUAMÚCHIL
Avatar del

Por: Lili Anaya

Niños amigueros y sobre todo, muy amorosos con los demás

Niños amigueros y sobre todo, muy amorosos con los demás

Guamúchil, Sin.- El síndrome de Down es una combinación cromosómica natural que siempre ha formado parte de la condición humana, la cual existe en todo el mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud.

Yorlett Zazueta Alvarado es una pequeña de 9 años de edad, estudiante del CAM 5 de Salvador Alvarado, ella tiene síndrome de Down, característica que la hace diferente, pero al final es igual a cualquier ser humano.

Ella es una de las más sobresalientes del plantel, pues le gusta conocer, aprender y sobre todo estar al pendiente de lo que sucede a su alrededor. Su mayor característica es que le gusta hablar del amor, pues este tema es el que más domina.

A ella le gusta jugar a las muñecas, pues es algo que la divierte. En su escuela lo que más le agrada es taller, pues dice le gusta que le enseñen a realizar corazones.

Sus mejores amigos son Víctor, Yazmín, Valeria, Lizbeth, Melissa, César y Yaneth, con los cuales se divierte mucho cada vez que puede.

En su hogar le agrada ver las caricaturas, y en lo que respecta al apoyo en casa, le gusta ayudarle a su papá en su labor, ya que es carpintero. También dice que le gusta mucho cuidar a los animalitos, pues en su casa tiene un perrito y dos gatitos, a los cuales les brinda alimento y agua para que sobrevivan.

Así como Yorlett en el CAM 5 de Salvador Alvarado acuden 11 niños con la misma característica, donde a decir de la directora del plantel, María Dolores Gerardo Camacho, se les brinda la misma atención que al resto de los estudiantes. Ahí se les brinda orientación, terapias y demás con la finalidad de ayudarlos a desarrollar su lenguaje. "El trabajo con el resto de los niños es igual que al de todos, se les da estimulación y se les ayuda a que desarrollen su lenguaje."

Los pequeños que acuden al CAM se hacen muy listos, ya que cualquier cosa que les preguntes saben e identifican lo que se busca.