Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Para enseñar ya no usan los 'guamazos'

GUAMÚCHIL

Guamúchil, Sin.- Maestros dicen adiós a los reglazos, borradorazos, coscorrones y otros métodos de tortura que utilizaban para ponerles un estate quieto a sus alumnos, los letrados dicen que estas acciones servían para aplacar al alumno en el momento, pero no había una corrección o mejora a largo plazo, ahora los 'profes' tratan de enseñar por medio del razonamiento en los alumnos y no en la técnica de memorización como se hacía en tiempos añejos.

Problemas más recurrentes. El profesor Luis Enrique Ramírez Alapizco expresó que el problema más fuerte que presentan actualmente con los alumnos es la poca disciplina que manejan, especialmente en la falta de atención; "los alumnos no saben escuchar, se distraen fácilmente y por eso no aprenden, nosotros tenemos que buscar una forma dinámica para que pongan atención y así se dé la enseñanza-aprendizaje", comentó el profesor, quien añadió que un factor importante para que el alumno aproveche sus clases son sus padres, ya que son ellos quienes deben corregirlo y encauzarlo por el buen camino a sus estudios y no solamente deslindarse de la responsabilidad cuando los llevan a la escuela.

Ramírez Alapizco señaló que más del 40 por ciento de los alumnos no hace las tareas, lo que refleja una falta de interés por los padres en apoyar a sus hijos en su educación; "los padres se ocupan más de sus problemas económicos y de pareja que en la educación de sus hijos, nos dejan la responsabilidad a nosotros", comentó el maestro.

Los 'profes' la hacen de todólogos. Actualmente los maestros juegan el rol de psicólogos, padres, terapeutas, enfermeros y otros oficios más, razón por la cual piden a los padres y a las autoridades que no los dejen solos en la educación; "ya no es necesario que los golpeen y castiguen, basta con hablar con ellos, los tiempos han cambiado y se trata de mejorar cada día y no tener un retroceso", expresó el maestro Roberto Rodríguez Hernández, quien tiene más de 32 años de servicio, y aseguró que la educación se vuelve cada vez más difícil, pues las expectativas aumentan pero no existen las herramientas y el apoyo necesario para hacerlo. Pese a las dificultades y trabas los maestros dicen amar su trabajo, más que una profesión, tienen una gran vocación por brindar educación.