Guamúchil

Perla extraída de concha fue descubierta en Guamúchil

En Guamúchil fue encontrada la perla que se extrajo de una concha de las conocidas patas de mula.

Por  Dalia Sagaste

Perla proveniente de una concha de pata de mula.(EL DEBATE)

Perla proveniente de una concha de pata de mula. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- La familia Leyva Armenta, proveniente de Playa Colorada, Angostura, se encontraba reunida en el ejido Tultita, a punto de preparar un ceviche de almeja de las conocidas como patas de mula, cuando el joven Cristian Edgardo Leyva Armenta se percató de la presencia de una perla que estaba al interior de la última concha que había abierto de 150 que habían adquirido.

Cristian Edgardo Leyva Armenta dijo que eran demasiadas almejas y que ya se había cansado, pero que aun así siguió abriendo, y justamente en la última concha fue donde se encontraba la famosa perla.

“No les miento, pero ya era la última que quedaba, y la verdad, yo ya me había cansado de abrirlas, porque son muy duras. Si hubiera estado solo, hubiera tirado para arriba de la casa las últimas 10 que me quedaban”, dijo Leyva Armenta.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

Narró que primeramente pensó que era algún huevo, y lo aplastó, pero estaba demasiado duro, y fue ahí cuando informó a la familia, y asombrados por el hallazgo todos palparon y mordieron la perla, al pensar que era una broma del joven Cristian.

Todos la agarraron y la mordieron para saber si era verdad”, citó.

Rápidamente buscó información sobre esta perla en internet, donde se enteró que duran alrededor  de 10 años para que termine la formación de este bello artefacto. Aseguró que por el momento sus deseos son conservar esta hermosa joya natural.   

Resaltó que en los ratos libres realiza actividades de pesca en la Playa Colorada, por lo que ese día decidió adentrarse en su pasatiempo favorito cuando observó que la marea estaba baja, y optó por pescar almejas.

“Le dije a un amigo: me voy a meter a agarrar almejas un ratito, por lo menos para comer, y cuando me metí, había poquitas, y como llegó un tío de Sonora y me dijo  que tenía ganas de comer, le dije que yo tenía, que le iba a llevar, e hicimos un ceviche en Tultita”, dijo Leyva Armenta.

Los planes que la afortunada familia tiene es conservar la perla de recuerdo, porque aseguran que el valor y el asombro que tuvieron todos juntos es mayor que el precio que pueda llegar a tener.

“La queremos conservar, de hecho mi mamá la tiene guardada, y ahí la vamos a dejar”, finalizó Cristian Leyva Armenta.