Guamúchil

Pescadores arriesgan la vida para conseguir sus alimentos

ANGOSTURA
Avatar del

Por: Carlos Ibáñez

Pesea que el día primero del presente mes se levantó la veda del tiburón y la mantarraya en la bahía Santa María, escasos son los pescadores que se han introducido al mar en busca de estas especies, aseguran que es de gran peligro ir a altamar en esta temporada donde las lluvias y los fuertes vientos ponen en peligro su vida, sin embargo existen algunas personas que con tal de sacar unos pesos para mantener a su familia, lo arriesgan todo y sin importar las adversidades van en busca del pan para sus seres queridos.

Crítica situación. Ante la severa crisis y problemas que se han enfrentado los pescadores en los últimos meses por la carestía de los productos del mar, al levantarse la veda de tiburón no se ve una alegría entre los trabajadores del mar, pues si a caso el uno por ciento de ellos se aventura a irse a altamar en estos tiempos de lluvia, donde las marejadas son grandes y los vientos fuertes representan un peligro para las embarcaciones; "tenemos que ir aunque sea peligroso, el hambre aprieta y la familia no espera", comentó el pescador Abraham García Montoya, quien explicó que para aventarse en esta temporada de peligro al medio del mar se deben tener embarcaciones grandes, las cuales no vuelque el mar bravo ta fácil, además de buen equipo de pesca, el cual no todos tienen, el pescador señaló que cuando salen al tiburón se van desde las 16:00 horas y no regresan hasta otro día, pues es en las noches cuando se dedican a capturar el tiburón, García Montoya relató que en los diez años que lleva dedicándose a la captura de esta especie ya se ha enfrentado a algunos climas malos, donde casi ha perdido la vida; "uno se tiene que armar de mucho valor, cuando esta bravo el mar amarramos la panga al chinchorro y no nos soltamos, si el chinchorro se mueve, nosotros nos movemos con el, si nos llegamos a soltar no la contamos", manifestó el trabajador del mar.

Por su parte Luis Arce Ramírez, pescador de La Reforma, manifestó que la veda del tiburón duró tres meses, comentó que este tipo de especies que se tienen que capturar a mar abierto deberían tener una modificación en la veda, ya que se levanta en los tiempos de aguas y salir por el se pone peligroso, mientras que cuando está tranquilo el clima y pueden trabajar tranquilos, se encuentra la veda; "cuando se vedó el tiburón había mucho, a lo mejor todavía hay, pero ya se pone muy trabajoso agarrarlo", aseveró Arce Ramírez, quien agregó a pesar del riesgo no hay mucha ganancia, pues el kilogramo del tiburón grande anda en los 55 pesos, pero al menos les alcanza para comer.

Requieren de más apoyos. El presidente del municipio de Angostura, José Ángel Castro Rojo, lamentó la dura situación en que los pescadores de la bahía se encuentran, comentó que es necesario gestionar ante el gobierno estatal y federal más recursos para que tengan un apoyo verdadero y sin tantas trabas; "es una lastima que los pescadores no tengan apoyos, ni buenos equipos para poder introducirse al mar a buscarse la comida, trataremos de echarles la mano en lo que podamos en nuestra administración", comentó 'El Pitón'.

Carlos Montoya Avendaño, presidente de la federación de cooperativas pesqueras del Évora, comentó que si a caso dos o tres pangas por cada campo pesquero salen a la captura del tiburón porque batallan mucho y tienen demasiada incertidumbre; "algunos si se meten al mar pero se arriesgan mucho, es mejor que no lo hagan al menos que tengan buenos equipos, por eso hace falta que los pescadores reciban apoyos en los tiempos de veda, la crisis los desespera y hacen cosas sin pensar", expresó Montoya Avendaño.

En esta nota:
  • pescadores
  • ribereños
  • altamar
  • crisis
  • cooperativas pesqueras
  • apoyos