Guamúchil

Por lepra lo sepultaron afuera del panteón

Hace muchos años a los enfermos de lepra y tuberculosis se les enterraba afuera del panteón, a un lado de la barda.

Por  Dalia Berenice Sagaste

La tumba corresponde al señor Arturo Cota.(EL DEBATE)

La tumba corresponde al señor Arturo Cota. | EL DEBATE

Mocorito, Sinaloa.- Arturo Cota era el nombre de un hombre que sufrió en carne propia la enfermedad de la lepra. Hace mucho tiempo se creía que la lepra era tan contagiosa, que hasta de muertos podían afectar a los vivos. Por este motivo en algunos lugares aislaban a los enfermos, y en Mocorito existe una tumba que quedó afuera del predio del panteón, para que nadie fuese contagiado por este hombre.

Juan Salvador Avilés Ochoa, historiador del Pueblo Mágico, narró que a finales del siglo 19 y mediados de los años 30 del siglo pasado a los enfermos de lepra y tuberculosis se les enterraba afuera del panteón, a un lado de la barda, como si los leprosos pudieran contaminar a los difuntos que se encontraban en el camposanto.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Relató que don José Alatorre le platicó que antiguamente había varias tumbas pero que con el paso del tiempo fueron desapareciendo, porque tenían cruces de madera hechas por personas humildes. De todas las tumbas que existían solo quedó una, y es gracias a que los familiares del difunto construyeron un monumento y han cuidado el sepulcro.

Contó cómo fue que saliendo de la amena plática se dispusieron a ir a ver la famosa tumba que se encuentra muy pegada a la barda perimetral que fija los límites del Panteón Reforma.

En esta tumba hay una placa con un mensaje muy claro que dice: Arturo Cota, Falleció julio 13 de 1933, su mamá, hermano y esposa dedican este recuerdo.

El cronista informó que se desconocen realmente las causas por las cuales este hombre falleció.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la lepra es una enfermedad infecciosa crónica causada por mycobacterium leprae, un bacilo acidorresistente con forma de curva.

Afecta principalmente a la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias altas y los ojos. La lepra es una enfermedad curable. Si se trata en las primeras fases, se puede evitar la discapacidad. La lepra es una enfermedad antigua, descrita ya en la literatura de las civilizaciones de la antigüedad. A lo largo de la historia los enfermos con lepra se han visto condenados al ostracismo por sus comunidades y familias.

En el pasado el tratamiento de la lepra era distinto. El primer avance importante se realizó en la década de 1940, con el desarrollo de la dapsona. La larga duración del tratamiento de años o a menudo durante toda la vida dificultaba su cumplimiento.

En la década de 1960 M. leprae empezó a presentar resistencia a la dapsona, el único medicamento antileproso conocido por entonces. A principios de esa década se descubrieron la rifampicina y la clofazimina, que posteriormente se añadieron al régimen terapéutico que más tarde se denominó tratamiento multimedicamentos.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo