Guamúchil

Son pioneros en la educación superior en Guamúchil

A 43 años de cristalizar el proyecto del Cesgac, la institución avanza adaptándose a los cambios y mejorando los programas de estudio.

Por  Ramón López

Eva Luz Camacho Sánchez y el profesor Rafael Castro Juárez.(EL DEBATE)

Eva Luz Camacho Sánchez y el profesor Rafael Castro Juárez. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Más de 40 años han pasado desde que el centro de Estudios Superiores de Guamúchil A.C. abrió sus puertas, cristalizando así el sueño del profesor Rafael Castro Juárez y su esposa Eva Luz Camacho Sánchez, de establecer una institución para brindar educación superior a la población guamuchilense y sus alrededores, convirtiéndose con ellos en la primera en hacerlo en la región del Évora.

Tras su trayectoria como docente de educación primaria, el profesor Rafael Castro comenta que en 1962 llegó a la ciudad de Guamúchil, pero además de su trabajo en el nivel primaria, buscó otra oportunidad laboral por las tardes, iniciando así a dar clases también en la Academia Comercial Webster, donde además se le dio la oportunidad de ser director, con lo que comenzó su experiencia en el ámbito de la educación privada.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

“En Guamúchil en ese tiempo había jardín de niños, primaria, secundaria y prepa, la única era la prepa UAS, en ese tiempo me jubilé en la escuela urbana y por las tardes noches trabajaba en la academia y secundaria particular que estaba aquí, pero no había educación superior, la gente de aquí de Guamúchil se tenía que ir, empezaron a salir muchachos grandes que ya eran trabajadores, se iban todos los días, después que salían de sus trabajos, hasta Culiacán, a la UAS, estudiaban y se venían, dormían un poquito y se levantaban a trabajar, era un sacrificio muy grande”, expresa.

Como ya tenía experiencia en la educación privada, nació la idea de solicitar el permiso a la Secretaría de Educación Pública para establecer una escuela de nivel superior en Guamúchil, el cual consiguieron y fue así como nació oficialmente, el 2 de septiembre de 1977, el Cesgac, pero en aquel tiempo no tenían un edificio, sin que comenzaron a impartir clases en un inmueble ubicado por la avenida Silverio Trueba, entre el bulevar Rosales y la calle Dr. de la Torre, donde actualmente se encuentra un conocido restaurante de comida china.

Las primeras carreras que ofertaron fueron Educación Preescolar, Licenciatura en Contaduría Pública y Licenciatura en Administración de Empresas, pero para el segundo año de trabajo ya contaban también con la Licenciatura en Derecho.

El horario en ese entonces, recuerda el profesor, era nocturno debido a que la matrícula era pura gente grande, gente que trabajaba y no había jóvenes como ahora, “era gente que es vez de irse a Culiacán, aquí estaban en casa, entrábamos a las 6:00 de la tarde y salíamos a las 10:30 ó a las 11:00, y así fue como inició esto que se conoce como Cesgac”.

Cuando la institución comenzó a operar en el edificio que ocupa actualmente, alrededor de tres años después de su fundación, las aulas se encontraban sin enjarrar y no había dinero, pues al igual que aún prevalece la situación, no existía ni existe un subsidio para las universidades particulares, las cuales pagan trámites, servicios e impuestos, “todo es con mucho sacrificio, la escuela fue creciendo pero no es para hacernos ricos sino para dar educación, así nació y por eso somos pioneros en la educación superior aquí, fuimos los primeros”.

Actualmente, el Cesgac ha sabido adaptarse a los cambios que la modernidad requiere, tanto tecnológicos como en los contenidos de los planes de estudio, así como en las carreras que ofertan a los estudiantes.

Rafael Castro Juárez explica que hoy en día la oferta educativa ha cambiado totalmente y las licenciaturas que se ofrecen son Derecho, Criminalística, Cultura Física y Deporte, Cosmiatría y Diseño de Imagen, Fisioterapia, Gerontología y Enfermería; mientras que cuentan con las maestrías en Derecho Civil y Familiar, así como en Litigación Oral.

Actualmente se tiene en curso el diplomado en Psicología Forense y anteriormente inició el diplomado en Enfermería Forense, mientras que se pretende también llevar a cabo próximamente los diplomados en Grafoscopía, así como en Derecho Laboral.

En el tema de infraestructura, el Cesgac ha hecho algunos cambios, pues se tiene una cabina de cosmiatría que brinda diversos servicios a la comunidad; así como otra cabina para fisioterapia con ultrasonido y cama para masaje, así como un gimnasio.

“Tenemos previsto también abrir un salón para simular los juicios orales y, dentro de Criminalística, también hay un laboratorio de computación que está muy bien y todos los salones están equipados, la biblioteca se actualiza cada año”, señala.

Asimismo, explica que se tiene un aula virtual en la que interactuarán docentes y alumnos de manera directa, con la ventaja de llevar a cabo actividades interactivas y dinámicas, “ahí mismo se subirán los exámenes, pueden hacer foros de debate, eso acorta la distancia, propicia la inmediatez en estas circunstancias en que nos vemos superados por la existencia de una pandemia y que necesariamente hemos tenido que innovar, esta aula virtual tiene de ventaja que pueden consultar ahí mismo sus calificaciones”.

En el ciclo escolar pasado se tuvo una buena respuesta y a pesar de la distancia se lograron hacer los proyectos finales, exposición de tesis y el acto de graduación a distancia, mientras que respecto a los planes de estudio de las carreras, cada cinco años se cumple con el requisito de renovarlos, “nuestra escuela es modesta pero de consistencia, tiene sus planes apegados y hay mucha cercanía con los alumnos, con los padres; además, cuando ya terminan las licenciaturas, aquí pueden seguir sus especialidades”.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo