Guamúchil

Taller de artesanías forma a internos de penitenciaría

Aprender un oficio les aporta un ingreso para ser independientes y apoyar a sus familias, pero también los prepara para su reinserción social.

Por  Esmeralda Bañuelos

En el área de visitas familiares han instalado el taller. Los internos necesitan de tu apoyo para un tejabán.(EL DEBATE)

En el área de visitas familiares han instalado el taller. Los internos necesitan de tu apoyo para un tejabán. | EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- Lo que para otros no tiene uso y termina en la basura, en este taller se convierte en un producto de calidad, finamente detallado. “Hacemos magia con material reciclable”, dijo uno de los internos. En cada una de las piezas la creatividad ha superado las carencias de material y herramientas. Los internos del taller de artesanías demuestran que la imaginación no tiene límites.

Una mesa larga y algunas herramientas de trabajo, materiales para reciclar y unos contenedores, son algunas de las pocas cosas con las que cuentan en el taller de artesanías, y es que con esto hacen maravillas. Al llegar al taller el grupo se encontraba reunido en el área de visitas familiares, y es ahí donde también elaboran las artesanías. Contra todo esto, el producto de su trabajo son piezas únicas, dignas de admirarse. El encargado del taller platicó a este medio cómo funciona dicho taller.

“Elaboramos cosas totalmente reciclables, se nos facilita la mayoría del material de parte de la directora del centro. Aquellas cosas que no sirven las hacemos que sirvan. Se elaboran desde piezas muy chicas, hasta creaciones muy grandes, como un comedor diseñado con cristal. Se realizan diferentes estilos de trabajo, como carpintería, herrería, cuadros, alcancías, centros de mesa, barquitos, tractorcitos, bancas, sillas. Se trabaja el yeso, figuras de cerámica, chileros y  todo lo que se le ocurre a la imaginación lo podemos hacer”, relata el joven con más de tres años internado. Aquí lo reciclable se convierte en una artesanía, pero también se utiliza la madera para realizar otro tipo de trabajos.

Las llamadas “fajitas de cedro” son una muestra de la destreza y creatividad con que elaboran cada una de las piezas. / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

El propósito es “no estar esperando a que la familia facilite todo, sino ser independientes, se trata de trabajar y no pedir a la familia, y si se puede apoyarla, qué mejor”, señala uno de los internos.

Para quien desee aportar con herramientas de trabajo, como sierras, taladros e instrumentos para trabajo, los donativos son muy bien recibidos, expresaron los internos. Otra de la necesidades es un área de trabajo, un tejabán, ya que el lugar de visitas familiares es donde elaboran las artesanías, por lo que cualquier material que se les haga llegar será de gran utilidad para ellos.

En la imagen derecha internos del Centro Penitenciario Regional del Évora muestran parte del trabajo que realizan. / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE