Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Un trabajo difícil que no cualquiera puede hacer

GUAMÚCHIL

Guamúchil, Sin. En el fondo de una conocida cantina del centro de la ciudad de Guamúchil, sentadas en unas viejas y maltratadas sillas, con sus cosas colocadas sobre la mesa de madera se encuentran María y Olivia, ambas se maquillan sus caras, antes de empezar a trabajar.

Aún huele a alcohol del día anterior, el encargado de la cantina limpia el piso y trata de que el lugar se vea lo más bonito posible, el desgaste del lugar es evidente, definitivamente no es un sitio para una mujer, pero esa es la fuente de trabajo de ellas y de sus compañeras, quienes resignadas hacen su mejor esfuerzo para salir adelante día a día, y así poder mantener a sus familias.

Así es la vida. Las mujeres que se dedican al comercio sexual en la ciudad de Guamúchil, regularmente son juzgadas, señaladas y menospreciadas por los distintos sectores de la sociedad. Al respecto las féminas se defienden y argumentan que no es un trabajo fácil que cualquiera podrían hacer y que la necesidad y falta de oportunidades para ellas les ha dejado como única opción el trabajo como sexo servidoras.

María Alicia Quintero, se dedica desde hace 10 años al sexo servicio, actualmente labora en una cantina de la ciudad. Tiene cuatro hijos, pero solamente una de sus hijas vive con ella. Su vida dentro de las cantinas empezó cuando se separó de su esposo, solamente estudio la primaria y no había muchas opciones.

En su mayoría son hombres mayores y de la sierra, quienes asisten a solicitar sus servicios, pero las cosas se vuelven turbias cuando se emborrachan y se ponen "ideosos", comentaron. Ella, al igual que sus compañeras tienen que lidiar con eso, además de las faltas de Respeto y la intolerancia de muchas personas, acciones que ya se han convertido en el pan de cada día de las mujeres.

Por otra parte Olivia Flores, de 45 años de edad y más de 22 dentro de esta vida, pregunto: ¿Porque nos juzgan, es un trabajo igual que cualquier otro?. Entre la pintura del rímel de sus pestañas Olivia, aseguró que el dinero es la única satisfacción del trabajo de las meretrices.

Cifras. En Guamúchil existen 148 meretrices registradas, quienes asisten cada quince días a realizarse monitoreos fisicos.

Las edades de las comerciantes sexuales oscilan entre los 18 y los 70 años de edad. Manuel Pellegrini, Médico Municipal, manifestó que cada seis meses se realizan el papanicolau y cada tres el del VIH.

Nuestras Redes

tter: @DBT_ Guamuchil

uamúchil

Si deseas enterarte de las noticias de Angostura, Guamúchil y Mocorito visita nuestra Sección/Locales