Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
La destrucción por las lluvias en el municipio costero / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

La destrucción por las lluvias en el municipio costero / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

Guamúchil

Angostura no se rinda; sigue la rehabilitación

La entrada a la cabecera municipal, así como a la comunidad El Ranchito, han sido reparados por personal del Ayuntamiento de Angostura

Avatar del

Por: Jasiel Camacho

Angostura, Sinaloa.- Minerva Romero Gámez, así como una docena de familias más con domicilio en la comunidad de Tobery, se vieron afectadas por las aguas que llegaron el viernes a tempranas horas y sin avisar, justo cuando aún muchos dormían; pero afortunadamente nadie resultó con lesiones o, en el peor de los casos, no hubo muertes que lamentar.

“Todavía estamos sacando agua de los cuartos, se nos perdió todo, como colchones, las cómodas, el refrigerador está trabajando pero no hela mucho. Fue todo muy rápido y no tuvimos tiempo ni de sacar o poner a salvo algunas de las cosas más importantes que teníamos en nuestros hogares”, comentó la señora Minerva Romero Gámez. 

Comunidades como La Colorada, Tobery, San Antonio, Chumpilihuistle, El Ranchito y la misma cabecera municipal fueron las zonas más dañadas por el desfogue que se realizó a la presa Eustaquio Buelna. 

Ropa y colchones se afectaron por el agua en la comunidad El Ranchito / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

Cientos de familias se quedaron inundadas por horas, otras más tuvieron que desalojar el hogar en donde por años fueron recolectando recuerdos de la familia y demás. Minerva Romero Gámez explicó que, en efecto, han tenido apoyo de parte del Gobierno Municipal, quienes han enviado agua potable con pipas, tanto para lavar la ropa, bañarse, así como para hacer la limpieza al interior de los domicilios, en donde el lodo hizo de las suyas y dejó una gran cantidad de desperdicio. 

“Esto fue en la mañana como a las 06:30 horas a 07:00 aproximadamente, nos acabábamos de levantar, pero ya teníamos el agua en la banqueta de la casa. La limpieza la he estado haciendo yo sola. Tenemos que iniciar de cero, pero a ver  cómo nos va, yo soy viuda y mi hija es madre soltera”, informó.

Asimismo, informó y a su vez invitó a las autoridades para que los apoyen con las actividades necesarias para la fumigación contra los moscos o, en su caso, para la descacharrización, dado a la gran cantidad de moscos que se han presentado desde las lluvias a la fecha. Indicó que están temiendo una infección o enfermedad que pueda ser transmitida por los voladores. 

Otra de las enfermedades que ya está presente en la mayoría de las personas no nada más de Tobery, sino también de las otras comunidades que estuvieron bajo el agua, es la gripe; niños, jóvenes y adultos mayores están padeciendo de enfermedades respiratorias por haber estado en contacto con el agua por largos periodos de tiempo. 

Por su parte, Martha Odilia Burgos Buelna informó que todavía el jueves por la noche se fueron a dormir con un poco de preocupación más de lo normal, sin imaginar lo que acontecería tan solo unas horas más tarde. “Estábamos dormidos, no tuvimos tiempo de nada, solo sacamos a un  niño chiquito que tenemos y salir nosotros. Una amiga nos dio asilo y allá pasamos el día, hasta el sábado llegamos para limpiar nuestra casa. Ahora, a como puedamos tendremos que ir comprando lo que se nos echó a perder”, informó.

Para la señora Martha Odilia Burgos Buelna es la primera ocasión que le toca vivir un desastre natural como el ocurrido días atrás, por lo tanto, es algo duro de asimilarlo. 

Puntualizó que aún por momentos llegan imágenes de lo acontecido el viernes por la mañana, lo que genera tristeza. “El agua nos llevó todo, quisiera decirles a quienes lo perdieron todo que pronto estaremos de pie, la ayuda está en camino, y para la autoridad, que nos apoye con nuestras casas, caminos u otras cosas para regresar a nuestra normalidad". Por último informó, a todos sus conocidos, que se encuentran bien y en su hogar. 

La comunidad San Antonio presentó encharcamientos por el agua que fue liberada en la presa Eustaquio Buelna, sin embargo, y de acuerdo con las autoridades, el nivel del agua no fue tan alto y solo en algunos tramos fue en donde hizo acto de presencia el vital líquido.  Todo lo contrario a lo ocurrido en la comunidad El Ranchito, en donde al menos de ocho a 10 viviendas no fueron afectadas por la inundación, el resto quedó bajo el agua durante todo el viernes y parte del sábado.

Lea también: No aguantan mal olor por drenaje en la colonia Álamos

Desafortunadamente para los habitantes paralelo a la comunidad corre el dren, precisamente por ahí fue donde circularon cientos de miles de metros cúbicos, los cuales al no tener un cauce lo suficientemente amplio, se adentraron  a la comunidad. 

El domicilio y familia de la señora Armida Gaxiola fueron los primeros alcanzados por la gran cantidad de agua que arrastró este dren. “Estaba alzando unas cosas ahí y para cuando quise salir ya no pude, tuvieron que ayudarme, porque estaba muy fuerte el agua. Mi hijo fue quien me sacó, de lo contrario me hubiera arrastrado la corriente, no pudimos sacar nada”. 

Mencionó que todas las camas, así como colchones y cómodas, además de ropa y aparatos electrodomésticos, se afectaron, inclusive explicó que los utensilios para cocina fueron arrastrados por el agua. 

Explicó que la corriente fue tan fuerte, que a pesar de querer tapar el drenaje, la presión reventó la tubería y alrededor de donde se encuentran las bases del hogar fueron descubiertas, asimismo, en su patio trasero el agua dejó zanjas y grietas.

Casi nos sacó toda la casa de la tierra, por un lado nos hundió el piso”. 

A pesar de los apoyos que el Ayuntamiento les ha dado con despensas y colchonetas, la ciudadanía en general de la comunidad El Ranchito se encuentra sin agua potable; “no tenemos agua para las vacas, para lavar, para bañarnos, ni nada, quisiéramos que nos ayudaran con este servicio, porque uno debe bañarse, además lavar tanto las casas como nuestra ropa y los alimentos”. 

Finalmente para el señor Favio Montoya Angulo, quien tiene su hogar en la comunidad en mención, explicó que está pensando seriamente en cambiar su lugar de residencia, él junto con su esposa también se vieron en la necesidad de evacuar su hogar durante el viernes y parte del sábado. Ahí la inundación dañó también colchones, camas, muebles, ropa, estufa y refrigerador.

Estamos viendo y creo que nos cambiaremos de domicilio, todo esto mientras reparamos este desorden que nos dejó el agua. Se nos acumuló una capa de lodo adentro, esto provocó mucho mal olor”.

Las paredes hablan por sí solas / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

Sobre este tema, tan solo al adentrarse al poblado El Ranchito se puede apreciar un fuerte olor, lo que ha generado molestia a la ciudadanía tanto para ingerir los alimentos como para los trabajos del día a día. Asimismo, han quedado encharcamientos y esperan que Vectores los apoye con las fumigaciones necesarias. 

De Alhuey a Angostura se puede comunicar por el acceso a la carretera La 100, de igual manera ya se encuentra comunicado El Ranchito con la cabecera. La información que se proporcionó por PC indica que hasta el momento son 132 personas en albergues, 215 personas evacuadas de nueve comunidades, dando un promedio de mil 286 ciudadanos.

Cinco colonias de la cabecera dañadas, así como dos escuelas inundadas. Siete carreteras y caminos afectados, así como 92 viviendas. Un comercio dañado y tres albergues activos, cuatro puentes afectados, 200 despensas entregadas y dos centros de acopio instalados.

En esta nota: