Guasave

La discapacidad no truncó a Juan Manuel en Guasave, solo cambió su forma de vivir

Juan Manuel Agramón Zambrano, a los tres años fue diagnosticado con poliomielitis, el cual le cambió la vida.

Por Mayra Casillas

-

Guasave, Sinaloa.- En un rincón del municipio de Guasave, en una familia de 10, el sexto hermano, con tan solo 3 años de edad, fue diagnosticado con poliomielitis. Con gran nostalgia Juan Manuel Agramón Zambrano, hoy de 57 años, recordó cómo sus hermanos lo cargaban en brazos para ir a la escuela, debido a que en ocasiones sus piernas le impedían moverse. 

Las experiencias adquiridas a lo largo de su vida lo han llevado a ser un gran impulsor incluyente, donde brinda su apoyo y sabiduría a niños, jóvenes y adultos que requieren de asesorías y tener las herramientas necesarias que les permita realizar sus actividades diarias por sí solos a pesar de estar en silla de ruedas.

Inicio

Con un suspiro y lágrimas en su rostro, relató las experiencias que vivió en sus primeros años de vida al ser diagnosticado con poliomielitis, debido a las múltiples bromas que le hacían sus compañeros o inclusive adultos que desconocían la gravedad de su condición, ya que en aquel entonces utilizaba aparatos ortopédicos para poder caminar con mayor facilidad. 

Desde que era muy chico sus padres le enseñaron a lidiar con distintas situaciones a las que se afrontaría a diario, como las actividades cotidianas, por ende su papá siempre lo trató igual que a sus  hermanos con la finalidad de convertirlo en una persona independiente para que creara su propio patrimonio, por lo que lo enviaban a pastorear  y a ordeñar a las vacas junto a su familia.

Al llegar a la adolescencia, por la mañanas trabajaba en una empresa que se llamaba Caminos Vecinales, donde se encargaba del despacho de combustibles y supervisaba el revestimiento del camino a San José de Gracia, por la sierra, y por las noches se iba a la preparatoria a estudiar Contaduría Pública, de la cual logró graduarse para posteriormente trabajar en la Ciudad de México, donde fue recomendado por sus profesores.

Con alegría mencionó que a pesar de su condición jamás recibió ningún trato especial, lo cual le sirvió de experiencia. En el trayecto aprendió a adaptar su carro para trasladarse a su trabajo, y a pesar de no ser ingeniero creó dos bastones para utilizarlos como el acelerador y freno, donde incluyó un pequeño botón rojo para marcar las direcciones. 

Por azares del destino regresó a su tierra natal que es Guasave, donde creó su equipo de basquetbol llamado Halcones de Guasave, donde en años anteriores ganó un campeonato nacional de basquetbol hace 30 años. También creó la Asociación Auxilio a Discapacitados, donde imparte clases como maestro en la escuela de movilidad y traslado de sillas de ruedas, ya que como cada miércoles se reúnen en el parque Hernando de Villafañe, donde se enseña a niños, jóvenes y adultos, a afrontar situaciones adversas al estar en silla de ruedas. Ahí, Juan y su equipo les hacen una demostración de cómo subirse a un carro o escaleras  estando en sillas de ruedas.

“Nosotros te enseñamos a que seas una persona independiente, que te subas a tu carro, lo manejes, a que sean lo menos dependientes posibles de las personas”, destacó.

Ante las actividades inclusivas que ha realizado a lo largo de su vida logró tener la oportunidad de ser parte del equipo del DIF, en el cual se hizo cargo del taller inclusivo, donde se encarga de reparar las sillas de ruedas, andaderas y muletas usadas, de las cuales en su mayoría junta las piezas para crear una silla de ruedas o bastones con la finalidad de otorgarlas a quien realmente las necesita, ante la alta demanda que tienen.

Agramón Zambrano indicó que en ocasiones son cientos  de padres de familia y jóvenes los que acuden para recibir el apoyo y asesorías.

Con un suspiro contó una historia de uno de los casos que más le marcó en su trayectoria en el DIF, de una madre de familia que solicitaba su apoyo debido a que su hijo, quien tiene displasia de cadera. Con tristeza mencionó que el menor llegó con una gran depresión debido a que los niños en la escuela jugaban futbol en la cancha, pero él no podía realizar las mismas actividades que sus compañeros, por lo que se le brindó asesoría psicológica.

Te recomendamos leer:

Afortunadamente lograron ayudarlo, “ya que una discapacidad no te trunca en la vida, solo te cambia la forma de vivirla”.  Actualmente el menor es integrante de un equipo de basquetbol.

Hombre finge necesitar una silla de ruedas en el aeropuerto
Síguenos en

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones