Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La guerra entre grupos armados los obligó a dejar su casa

En el 2010 esta familia al igual que el resto de habitantes de La Vainilla tuvieron que marcharse tras amenazas

Al carecer de identificación oficial enfrentaron desafíos burocráticos.

Guasave,Sin.- La vida en La Vainilla, una comunidad ubicada en la sierra del municipio Sinaloa, era todo lo que conocían, allá nacieron y crecieron sus hijos, no había lujos, pero qué comer no les faltaba, relata con mirada retraída el padre de cinco, quien en el 2010 se vio obligado a marcharse junto a su familia, pues la guerra entre el narco no les dejó otra opción.
El jefe de familia accedió a una entrevista, pero con la condición de que por seguridad, ni su nombre ni el de los suyos fuera revelado.

 A la aventura

“Nosotros fuimos de los primeros en salirnos, cuando ya nos dijeron que las cosas se iban a poner más feas, en ese entonces todavía no quemaban casas, ni la escuela, pero sí había amenaza de que iban a hacerle eso a quien no se saliera, porque la orden era esa, dejar solas las casas. 
No teníamos nada acá abajo, era dejarlo todo allá arriba, lo poquito que teníamos, los animales, la casa y otras cosas. 
Yo en ese entonces tenía una camioneta, ahí nos hicimos bola y nos venimos, como dicen luego con una mano adelante y otra atrás, pero era eso o arriesgar más la vida.”

 

Rezago

Al llegar a Guasave se dieron cuenta de que la tirada iba a estar más larga y compleja de lo que habían previsto.


“Yo tengo un hermano aquí, él me dijo que con ellos podía llegar, que aunque tampoco tienen mucho, por lo menos ya no estábamos a nuestra suerte. Estuvimos ahí un tiempo, pero como somos muchos tuvimos que buscar dónde vivir y empezamos de nada otra vez, teniendo allá nuestras cosas, pero sin poder volver por ellas.”


La ayuda por parte del gobierno brilló por su ausencia, ya que las autoridades municipales ni siquiera se enteraron de la situación y al llegar aquí sin papeles ni identificación se encontraron con que para el municipio de Guasave ellos no existían.


“Nunca nos dieron nada, ni en Sinaloa ni aquí. Una vez nos dijeron que nos iban a dar apoyo para pie de casa, pero ya no supimos nada y de eso ya pasó mucho tiempo.”

Añoranza

El sueño de volver al sitio que los vio nacer se ve empañado por la dura realidad y la situación de inseguridad que prevalece en el sitio.

“Hace poco uno de mis hijos más grandes fue a darle una vuelta a la casa y a los pocos de animales que nos quedaron allá. Dice que en cuanto llegó se le acercó un hombre para preguntarle que si qué quería o que si qué andaba buscando, ya cuando él se identificó pues no hubo problema. Mi hijo me dijo que las casitas de material que nos hizo el gobierno aún están en pie, pero las ramadas y las casas de adobe ya se cayeron. A mí sí me gustaría regresar, pero sé que eso no se puede, y aquí es-tamos echándole ganas a lo que ahora nos toca”, indicó el hombre, quien aunque de momento no tiene trabajo, se ha dedicado a ser peón de albañil.

 

Crearán registro de desplazados

Luego de que la CNDH emitiera una recomendación al fiscal del estado, así como a los alcaldes de Sinaloa y Choix por la omisión a la protección, y por vulnerar los derechos de los desplazados, Paz Artemio Obeso, secretario del municipio Sinaloa, señaló que antes de recibir el llamado ya habían emprendido acciones contra esta situación.
“Desde que entramos teníamos conocimiento de esta situación, de hecho en lo que hemos estado trabajando es en crear un registro para saber cuántas son las personas que vivieron esta situación, porque como tal no había un precedente en el que se indicara cuántos son. Queremos ayudarlos, a que si bien muchos de ellos no pueden regresar a sus casas cuando menos ubicarlos y darles alguna ayuda. María León, presidenta del mismo municipio, acudió ayer a Culiacán para reunirse con el gobernador. Se desconoce si los motivos del encuentro estén relacionados con este tema, que tuvo alcance nacional.”

Casas donde habitan algunos desplazados.