Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Pesca incidental y furtivismo dañan a Navachiste

GUASAVE

Documentan el varamiento de un lobo marino en la isla San Ignacio.

Las diferentes especies de tortugas sufren las consecuencias de la pesca al no poder librar redes de captura.

La creencia del consumo de caguama como producto afrodisiaco lleva a ribereños a capturar y comercializar el producto a pesar de ser ilegal y parte de las especies en peligro de extinción.

Guasave.- En Navachiste no todo es belleza, la mano del hombre deja su huella. Esta es palpable a lo largo del recorrido. Caparazones de caguama, algunas de ellas destazadas en la zona de la extensa playa, lobos marinos muertos y otras señales, son ejemplo claro de la depredación.

La zona protegida que en el papel hacen referencia los documentos, parece que no lo es tanto, pues la vigilancia pareciera no existe.

A las evidencias encontradas en playa se le suma el saqueo de camarón denunciado en reiteradas ocasiones.

> Daños. En las islas Macapule, Vinorama y San Ignacio, visitadas durante el monitoreo mensual de varamiento de especies muertas por investigadores del Ciidir, se encontró huellas del impacto del uso desmedido de la pesca y la inmensa contaminación de las islas.

De frente a la corriente del mar, las islas recaban todo lo que los barcos pesqueros arrojan al agua, artículos que marineros desechan y al observarse suena increíble cómo llegaron a ese lugar.

Bidones y tanques de gasolina, tanques de gas de 10 kilos, jabas, botellas de cualquier tipo de bebidas, huellas de consumo de bebidas embriagantes, latas de comida, restos de ropa y calzado, madera, hules, costales y mucho más.

Todos estos artículos son movilizados por la corriente del mar, tras ser arrojados de los barcos y lanchas principalmente en temporadas de captura de camarón y tiburón, cuando es mayor la flota en altamar.

Pescadores desechan los artículos y los arrojan al agua terminando finalmente en las playas de la costa o islas como lo muestran las gráficas.

En la flora, para los ribereños algunas especies de hierbas son consideradas como medicinales, por lo que son saqueadas sin consideración, aun cuando fungen como alimento de animales.

Los manglares, por su fuerza en los tallos fueron consumibles para hacer madera. La tala de estos ha disminuido casi hasta erradicarse.

> Antecedentes. Alan Norzagaray, subdirector del Ciidir, informó que en el 2009 se encontraron 102 tortugas varadas muertas en las islas. Los meses de mayor incidencia fueron de julio a septiembre, identificándose tres especies de tortugas marinas: golfina, 97 por ciento, prieta o negra, 2 por ciento, y carey, 1 por ciento.

En el 2011 se encontraron 222 varamientos de tortugas, de las cuales 209 fueron de la especie golfina, 94 por ciento, y 13 de la especie negra o prieta, 6 por ciento. Este año la mayor frecuencia de varamientos se presentó de julio a septiembre

>La realidad. Hasta aquí se registran varamientos de animales, estos pueden ser por enfermedades, contaminación,  ingesta de materiales, sobre todo plásticos.  Sin embargo, en algunas tortugas se determinó que la causa de muerte se debió a interacción con la pesca, principalmente por chinchorros y anzuelos, esto es conocido como pesca incidental.

En algunos animales se encontraron evidencias de fracturas por colisiones con embarcaciones, pero también se ha documentado la pesca para el tráfico de estas especies.

"La temporada de varamiento de las tortugas marinas en los años estudiados coincide con la temporada de migración de estas especies a la zona marina de área natural protegida, Navachiste", informó el subdirector de Ciidir, Alan Zavala Norzagaray. 

> Infecciones. Los contaminantes bioacumulados en las tortugas marinas, como los metales pesados Cadmio, Arsénico, Mercurio, Plomo, Cobre, Hierro, o Manganeso amenazan de enfermedades y contaminantes que afectan la salud de las tortugas marinas y de aquellas personas que  aún consumen "caguama" (como comúnmente se les conoce a las tortugas marinas) de manera ilegal, por costumbre, por ser prohibido o por la falsa creencia de ser un platillo afrodisiaco.

> Vigilancia. Los encargados de velar por la seguridad y protección de estas áreas deben ser dependencias federales como Conapesca, pero en la realidad la prosperidad recae sobre la concientización de los ribereños que forman pequeños grupos de vigilancia en los tiempos de veda.

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/eBEtX3b8sp4?list=UUf7fITs6bd_DMb7A39__j5g" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>