Guasave

Predominan adversidades en inicio de la pesca en altamar

GUASAVE
Avatar del

Por: Carlos Raeb Morales

Guasave.- En contra de múltiples adversidades pero impulsados por la carestía económica y la necesidad, pescadores de Boca del Río y otras comunidades ribereñas salieron a altamar con la esperanza de lograr buenas capturas de camarón "azul".

Sin embargo, a pesar de las grandes expectativas que se tenían y el anuncio de las autoridades federales de una buena temporada, en el primer día los volúmenes no fueron los deseados.

A pesar de esto, la comunidad volvió a la vida y se ve activa luego de varios meses de permanecer prácticamente paralizada.

Adversidades. A primera hora decenas de embarcaciones salieron en busca de crustáceo para aprovechar el primer día autorizado.

Sin embargo, alrededor de 25 pangas sufrieron fallas en los motores que impidieron que zarparan.

Poco a poco los diferentes mecánicos de las cooperativas echaron a andar los motores.

Alrededor de las 11:00 horas, las primeras embarcaciones llegaron, decenas de mujeres esperaban a pie del río para descabezar el producto capturado.

Lo inesperado fue que las embarcaciones regresaban aún con fallas en el motor y con escasos kilos de camarón. Incluso una panga tuvo que ser remolcada desde altamar.

Emilio Espinoza, dirigente de la Cooperativa Pesquera Las Abejas, insistió en la falta de apoyos de motores.

"Hace tiempo mencionamos que los motores son muy viejos y los apoyos en ese sentido fueron muy escasos, ahora estamos sufriendo esas consecuencias, muchas pangas se quedaron varadas en la mañana y agunas regresan con fallas", señaló.

"Vete así, a ver qué agarras", le dice uno de los mecánicos al pescador luego de horas tratando de arreglar el motor, palabras que denotan la difícil situación que vive el campo pesquero y la esperanza de activar la economía con la pesca del crustáceo.

Juan Manuel Perea Parra, de la Federación de Cooperativas Pesqueras La Sustentable, comentó que los apoyos de Propesca fueron desiguales y a destiempo, factor que mantiene a los pescadores en crisis.

"La gente tiene ganas de trabajar, andamos haciendo lo que sea con tal de salir, ya las cuentas a ver cómo las pagamos después", lamentó.

Detalló que en la federación integrada por seis cooperativas, sólo tres recibieron apoyos de ocho mil pesos pero no para todos los socios, por lo que reunieron el recurso y lo repartieron entre todos los socios para apoyar a los que no fueron agraciados por la federación.

Añadió que el apoyo de Empleo Temporal prometido al inicio de la veda de camarón aún no llega y siguen esperando.

Agregó que es necesario que se libere el recurso, pues "hoy más que nunca lo necesitamos, por el mal inicio que hemos tenido. Necesitamos que se libere ese recurso".

Mal tiempo. Debido a la presencia del huracán "Odile" en el Océano Pacífico, el cual ya es categoría tres y amenaza las costas sinaloenses, la alerta de riesgo para barcos y pangas en altamar es grande, pero esto no impidió a los ribereños ir en busca de camarón.

"Vino una patrulla de la policía y andaba diciendo que no salieran las pangas, que habría mal tiempo, con marejadas altas, pero uno ya sabe cuándo puede o no salir, ahorita todavía se puede", dijo a reporteros una señora que esperaba camarón para iniciar el descabece.

Pero las marejadas tomaron fuerza y la incertidumbre aumentó, incluso no saben si en los próximos días la naturaleza los deje seguir trabajando.

Comercialización. La embarcación Abeja VII llegó a tierra, donde ya la estaban esperando con cara de angustia. Los tripulantes bajaron el chinchorro que se les había enredado y los obligó a detener las labores de pesca, una de las dificultades que los pescadores deben enfrentar a diario.

Al bajar las artes de pesca lograron rescatar algunos pescados, la mayoría sardinas que no se pueden comercializar.

El precio del kilo de camarón es de 140 en algunas cooperativas y para los pescadores.

Para el público puede llegar hasta los 200 pesos, dependiendo del tamaño.

En lo general, el precio del crustáceo se incrementará por lo menos 20 pesos en comparación con el año pasado.

"Ahorita lo que nos salva es el precio alto del producto por capturas, como vez, casi no hay", comentó Perea Parra.

Nostalgia. Hasta pasado el mediodía de ayer sólo algunas pangas con problemas regresaron de altamar.

La que más captura logró reportó 50 kilos en una tara con camarones de buen tamaño.

"A estas horas, el año pasado ya había pangas que traían hasta 500 kilos, podemos decir que la temporada será mala", comentó Emilio Valenzuela.

En esta nota: