Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Predominan crisis y polémica en primeros 100 días de gobierno

GUASAVE

Guasave.-Atrapados en una serie de problemas financieros y episodios polémicos como la huelga de hambre de ex trabajadores de la comuna o la demanda penal en contra de la pasada administración, los primeros 100 días de gobierno del alcalde Armando Leyson Castro han transcurrido con vistosas pero limitadas respuestas a las necesidades en materia de servicios y obras públicas.

En un análisis realizado por editores de este diario a los primeros 100 días de gobierno, las opiniones coinciden en que las expectativas en torno al alcalde Armando Leyson Castro por su buena relación con el gobernador Mario López Valdez no han rendido frutos en el nivel que se esperaba, pues la crisis financiera ha jugado un papel en contra y obligado a la administración a realizar trabajos más vistosos y populistas que inversiones de gran impacto.

>Percepción. Si bien un aspecto a reconocer es que la popularidad y el arrastre electoral del presidente municipal parecen no estar desgastados al interior de las clases mayoritarias en sus años que tiene de lleno en este ambiente, y ahí está la más reciente encuesta de EL DEBATE en la que la ciudadanía lo califica con un 8.7, cabe la posibilidad de que en algunos segmentos de la clase política su imagen tenga una repercusión no tan positiva debido a los capítulos polémicos que han asaltado su incipiente administración.

Habría que sumar a los factores en contra de estos primeros 100 días el hecho de estar mirando con tanta frecuencia al pasado, lamentándose del lastre financiero recibido, criticando con insistencia los malos manejos de ex funcionarios y caso similar la crisis en Jumapag, hechos que generaron una reciente e inédita demanda penal por supuestos malos manejos de recursos públicos en contra de quienes encabezaron la pasada administración municipal.

>Obras. Lo que es indudable es que pese a las dificultades presupuestales, son evidentes los trabajos de remozamiento en la ciudad, de rehabilitación de pavimentos y calles en la zona urbana y medio rural, así como el mejoramiento de otros servicios como el alumbrado público, barrido y limpieza en varios sectores de la cabecera municipal y zonas conurbadas.

Finalmente todas estas acciones se traducen en una mejor imagen del gobierno municipal y el alcalde en particular ante la sociedad.

Sin embargo, habría que reconocer que siguen faltando las obras de gran impacto, es decir, más allá de la cuestión de imagen, detonadoras de empleo y un mayor desarrollo, pues aunque durante estos tres meses y 10 días de gobierno se puso en marcha una etapa más del Malecón del río Sinaloa, se inició la última etapa del entubamiento del canal Diagonal y se concretó la rehabilitación de un importante tramo de la carretera a Las Glorias, estas son obras de mediano calado, gestionadas durante la pasada administración.

Es pues de esperarse que la relación del alcalde con el gobernador rinda mayores frutos en materia de inversión para obra pública, pero también en una mejora perceptible en el rubro de empleo, de vivienda, de salud, de servicios públicos y, sobre todo, seguridad, pues esta como en todos los gobiernos sigue siendo el "talón de Aquiles".

>Los conflictos. Inusual han sido en este gobierno la serie de capítulos polémicos iniciados durante los primeros días de mandato, cuando por afán de generar polémica y de evidenciar malos manejos, el oficial mayor y el síndico procurador hablaron cada quien por su cuenta y con cifras distintas de una nómina con sueldos inflados y "aviadores", de equipo extraviado o deteriorado y de supuestos "excesos" de exfuncionarios, hechos que más tarde despresurizaron.

Luego vino el destape de la crisis financiera en Jumapag, el descobijo de deudas a proveedores y carteras vencidas mucho mayores a las esperadas; el conflicto por el despido y solicitud de indemnización a ex empleados de la comuna en medio de la peor crisis, la amenaza de desalojo de varias oficinas cuya renta no se cubrió, la huelga de hambre por un día de los extrabajadores y la demanda penal del actual gobierno en contra de la administración pasada.

Han sido finalmente estos primeros 100 días de gobierno un periodo en el que ha habido de todo, desde polémica, crisis y obras, hasta una popularidad sui géneris del alcalde.