Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Guasave

Preocupa la pérdida de valores y la cultura de los pueblos indígenas

En el foro con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas se dieron cita para dar muestra de su historia

Por: Karen Rubio

Ritual de celebración para la Santa Cruz, con danza, canto y paseo.

Ritual de celebración para la Santa Cruz, con danza, canto y paseo.

Guasave, Sinaloa.- Enedino Álvarez Moite tiene 64 años, vive en La Trinidad y está orgulloso de sus raíces mayo-yoreme. 
Tiene muchos años en la música, no recuerda con precisión cuando inició, es interprete de canciones tradicionales, también en algún tiempo su pasión por cantar lo llevó a formar parte de un grupo norteño, pero nunca dejó de lado su identidad. 

Hasta el Centro Cultural Guasave se trasladó la tarde de ayer junto a sus compañeros músicos para ofrecer una muestra de su arte y de la percepción de la vida que tiene el grupo al que pertenece.

Muestra. Músicos de Playita de Casillas y La Trinidad interpretando canciones propias de los mayos-yoremes con arpa y violín.

Necesidad
Enedino habla la lengua mayo-yoreme, tiene dos hijos quienes la hablan poco, tiene también una nieta pequeña, quien no la habla porque es apenas una bebé, pero asegura que su mayor deseo es que ella continúe con la tradiciones y que aprenda también la lengua. 

El señor de rasgos amables y tez morena asegura que hacen falta maestros que les enseñen en la escuela desde chicos a los niños para que no la olviden. 

Hacen falta maestros que hablen la lengua y que la enseñen también a los que nacen para que no se pierda toda la tradición y lo bonito que uno tiene, uno también lo va compartiendo con los jóvenes, pero es importante que los maestros también ayuden”.

Veneración. La Santa Cruz es el máximo símbolo de fe para los mayos-yoremes, la adoran pues ahí fue donde murió Jesucristo.

Celebración
El salón del Centro Cultural se convirtió en un improvisado comedor donde a quien iba llegando se le recibió con un plato de humeante guaka bake, platillo elaborado con frijol, maíz y hueso de res que lo sirven en las fiestas tradicionales y en otras ocasiones especiales.

Codo a codo convivieron hermanos de distintas etnias, no asistieron todos los que hay en el municipio, no hubieran cabido, pues se estima que hay alrededor de 5 mil habitantes indígenas en Guasave, pero la invitación fue abierta y quienes pudieron acudieron para dar fe de que existen y de que tienen tradiciones milenarias, diversas formas de concebir el mundo y una gama cultural importante por compartir que buscan preservar para las nuevas generaciones. 

Convivencia. Al llegar al Centro Cultural fueron recibidos con guaka bake, un platillo típico hecho con maíz, frijol y hueso de res.

Lucha
Martha Elena Escalante González es maestra bilingüe jubilada, originaria de Playita de Casillas, quien se dice preocupada por la pérdida de los valores y la cultura de su etnia, también es mayo-yoreme. Recuerda que la lucha ha sido larga. En los años 70, cuando buscaban atención para estos grupos, recuerda cómo les cerraban la puerta en la cara en instituciones públicas, y aunque ya no se las cierran, la desatención persiste para estos grupos.

En 1975 hicieron llegar a su comunidad una primaria de organización completa, así como un internado para 50 niños beneficiados del Sistema de Educación Indígena.

Yo vivo en San Miguel Zapotitlán porque de allá es con quien me casé, pero nunca voy a dejar de lado a mis hermanos, ni la lucha para que haya mejores condiciones y que  no se pierda nuestra cultura”, externó.

 

En esta nota:
  • Guasave
  • Pueblos indígenas
  • Pérdida de valores