Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Urge legislar para regular la comercialización agrícola

GUASAVE

En 10 días se vence el plazo para el pago de avíos de frijol y aún no pagan la producción.

Guasave.- La crisis económica que genera la falta de pagos en las recientes cosechas de frijol y de garbanzo debe obligar a la creación de una ley agrícola para el estado de Sinaloa que frene las prácticas especulativas en la comercialización de granos, consideró Alejandro Cervantes Sotelo.

El ex diputado local y actual dirigente campesino dijo que si bien es cierto que en Sinaloa existe una Ley de Desarrollo Rural, no existe ningún esquema que sancione a los acopiadores que regularmente compran barato y venden caro los granos, como ha pasado históricamente con la producion de frijol en Sinaloa cuando se cosecha en exceso como este año.

Reveló que a estas alturas, cuando se ha cumplido un mes de que terminaron las cosechas de frijol, la mayor parte esta sin pagarse.

"Hay pagos a cuentagotas, pero hay bodegas que no han pagado nada, como Granos de Sinaloa en Guamúchil, que ayer fue tomada por un grupo de productores.

El panorama. Cervantes Sotelo expuso que el 2014 ha sido uno de los peores años para la actividad agrícola de Sinaloa y que la crisis que se presenta y que golpea a otras actividades como la industria del comercio no tiene razón de ser si se toma en cuenta que el gobierno federal podría aprovechar la producción nacional de básicos para utilizarlos en programas como el México sin Hambre, que se supone está enfocado para resolver la crisis alimentaria que afecta a más de 50 millones de mexicanos.

Pero además observó que el propio gobierno federal compra miles de toneladas de frijol para los programas de despensas del Sistema DIF, de Diconsa, así como para alimentar a reos o enfermos en hospitales públicos.

"Entonces, mucho ayudaría que la producción nuestra se utilizara en alimentar ese tipo de programas y se fijaría una referencia de precio, fijada por el gobierno, para evitar que se especule con los granos."

¿Qué dice la ley? Sobre este tema, el diputado local, Jesús Burgos Pinto, aclaró que si bien es cierto es entendible la desesperación que se vive en el campo mexicano, no puede hacerse a un lado el hecho de que la regulación de precios sólo se da con granos que son considerados básicos por la autoridad federal.

Aclaró que es el caso del maíz, frijol, sorgo, entre otros productos que califican para los programas de apoyos a la comercialización en diferentes vertientes, desde subsidios a seguro agrícola, subsidios a la agricultura por contrato y compensación de bases que complementan los precios internacionales o de indiferencia de los granos.

En este sentido reiteró que es materia federal y por lo tanto toca al Congreso de la Unión diseñar políticas públicas que permitan ponerle freno a la especulación con productos agrícolas.

Y es que reconoció que los productores están inquietos porque el esquema exacto y puro que se referencia en acuerdos contenidos en el Tratado de Libre Comercio con América del Norte, más el esquema contenido en políticas públicas es un esquema que está agotado, que no funciona porque está provocando una injusticia para el producto agrícola y para el consumidor.

Hay una distorsión en el mercado porque también castigan a los consumidores y un ejemplo de ello es que hace seis años el maíz se pagó a 7 mil 700 pesos y la tortilla costaba 8 pesos en promedio, mientras que para este ciclo se espera que el maíz se page a 3 mil 500 pesos en promedio y la tortilla está casi en 14 pesos por kilo.

Así, advirtió que el gobierno federal a través de la Secretaría de Econo-mía y la Secretaría de Agricultura deben de crear e instituir un esquema que contenga las me-didas y programas que en un tiempo se aplicaron a través de esquemas co-mo Conasupo, que acopiaba los granos básicos y fijaba precios de referencia para su venta.

Con este tipo de figura que se puede implementar a través de Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria se lograría que el Estado intervenga en el mercado y evite que la estacionalidad de cosechas y grandes volúmenes de producción truenen el mercado y sean momentos de provecho tanto para intermediarios como para industriales como Cargill, Maseca y Minsa, que son los que especulan con los precios.

Incluso habló de la necesidad de que el gobierno cuente con reservas técnicas para regular los precios, "retirar volúmenes cuando sea necesario y dosificar la oferta para manejar un mercado pertinente, tanto para el productor como para el consumidor, porque los intermediarios son importantes en la cadena productiva, pero son los que más ganan y no es posible que lo hagan en sacrificio y detrimento de los productores y los consumidores.

Nuestras redes sociales

Twitter: @DBT_Guasave

Facebook: ElDebateguasave