Insólito

Alimentarte mal y no dormir pueden volverte gay, afirma psicóloga

La mala alimentación, la falta de sueño e incluso el cambio climático (leíste bien) son causantes de la homosexualidad, sostiene un polémico "estudio" 

Por  Raúl Durán

Un alto consumo de calorías estaría ligado a causar un desequilibrio hormonal derivado en conductas homosexuales, según el

Un alto consumo de calorías estaría ligado a causar un desequilibrio hormonal derivado en conductas homosexuales, según el "estudio". | Pixabay

Un mala alimentación aunada a la fatiga derivada de malos hábitos de sueño tendrían una relación directa con la homosexualidad, según sostiene un supuesto estudio realizado por la psicóloga Rita Strakosha.

La polémica "investigación", que no cuenta con el respaldo de ninguna institución ni otros profesionales, lleva por título "Modern Diet and Stress cause Homosexuality: A hypothesis and a potential therapy" (La Dieta Moderna y el Estrés causan Homosexualidad: Una hipótesis y una potencial terapia).

Leíste bien, esta mujer asegura que los hábitos de la vida moderna, como el ajetreo, la mala alimentación y el descansar poco, son causantes para que una persona se vuelva homosexual debido a factores como deficiencias vitamínicas y desequilibrio en las hormonas sexuales.

Para afirmarlo, Strakosha parte de la hipótesis de que los niveles de testosterona y estrógeno en las personas resultan determinantes para desarrollar atracción afectiva y sexual hacia alguien más, así como la "feminización" y la "masculinización".

Rita Strakosha, autora del supuesto estudio, asegura que la homosexualidad es causada por una mala alimentación. Imagen: YouTube

La "investigadora" parte de ejemplos totalmente descontextualizados, como que "los gays, lesbianas y mujeres bisexuales consumen más bebidas azucaradas que los hombres y mujeres heterosexuales".

Otro de los ejemplos de los que parte sin atender al contexto es afirmar que "a los 16 años, los adolescentes homosexuales y bisexuales tenían 12.5 veces más probabilidades que los niños heterosexuales de comer en exceso".

Sin embargo, en ningún momento Rita Strakosha alude al contexto de los adolescentes, es decir, no se refiere nunca a sus procesos de aceptación a nivel personal y social, su situación familiar, el cómo o por qué se asumirían como homosexuales ni otros factores que pueden ser repercutir emocionalmente y llevar a las personas a desordenar sus hábitos alimenticios.

Pero la psicóloga de la Universidad de Albania no se queda allí, pues asegura que la homosexualidad también se encuentra más presente entre la élite y clases altas, al ser quienes tendrían mayor acceso a alimentos y calorías.

Imagen temática: Pixabay

Las dietas con elevada ingesta calórica y alcohol solo podían permitirse entre las élites sociales, donde la homosexualidad era más elevada", afirma.

Incluso llega a señalar al cambio climático como un "causante indirecto" de la homosexualidad, pues la mujer sostiene que este ha disminuido los niveles de Zinc en los alimentos, propiciando desequilibrios hormonales, algo digno de una teoría conspiranoica.

Además de los malos hábitos alimenticios, Strakosha se aventura a enlistar una serie de aspectos que supuestamente causan que alguien se vuelva homosexual, tales como el rechazo de una persona del sexo opuesto durante la adolescenia, masturbarse, ver pornografía heterosexual, haber tenido malas experiencias sexuales, falta de sueño e incluso padecer enfermedades derivadas del hígado graso.

Por si fuera poco, la "investigadora" llega a esbozar una suerte de "terapia reparacional", lo cual sería algo así como una "cura" para la homosexualidad.

Imagen temática: Pixabay

Según esta mujer, si deseas mantenerte en la senda de la heterosexualidad, tan solo debes reducir tu consumo de alcohol, azúcares y grasas, hacer ejercicio, descansar bien (con siestas menores a 30 minutos durante el día), y claro, disponer de luz natural para hacer tus actividades.

Y si incurres en la ignominiosa práctica de la masturbación o consumes drogas, aléjate de todo eso, recomienda.

Cabe decir que el polémico "estudio" no cuenta con ningún rigor ni sustento científico, ni con el respaldo de ninguna institución científica o académica, por lo que se reduce a meras especulaciones de Rita Strakosha.

Hasta ahora no existe ningún estudio científico que pueda explicar el porqué una persona tiene preferencias homosexuales, bisexuales ni heterosexuales, por lo que es absurdo considerar la homosexualidad como una enfermedad que debe ser "curada".