Insólito

La triste historia de una mujer con 39 años, 38 hijos y sin esposo

Mariam Nabatanzi vive una historia trágica desde que es niña en Uganda. Ahora con 39 años tiene que mantener sola a sus 38 hijos, la mayoría de ellos trillizos y cuatrillizos

Por  El Debate

Conoce la trágica historia de la mujer más fértil del mundo. Foto temática: Pixabay.

Conoce la trágica historia de la mujer más fértil del mundo. Foto temática: Pixabay.

África.- Esta es la triste y trágica historia de Mariam Nabatanzi, una mujer de 39 años, con 38 hijos y sin esposo, por lo cual tiene que mantener a su familia sola en Uganda.

Desde niña su vida estuvo llena de tragedias. Su madrastra mató a sus cinco hermanos con vidrio molido y se convirtió en mamá a los 13 de gemelos, luego de trillizos y después cuatrillizos en varias ocasiones.

"Crecí llorando, mi hombre me ha causado mucho sufrimiento", contó la mujer en una entrevista con la agencia Reuters en su casa de una aldea en Uganda rodeada por algunos de sus hijos.

"Toda mi vida se ha ido cuidando a mis niños y trabajando para ganar algo de dinero.Comencé a tener responsabilidades de adulto siendo muy joven. No he tenido alegría, pienso, desde que nací", señaló.

Tenía hasta cuatro bebés en un parto

Desde que era muy pequeña le ocurrieron traumáticas cosas. Su madre biológica la abandonó y su madrastra agregó vidrio molido a la comida de sus cinco hermanos, los cuales murieron.

A los 12 años se casó con un hombre de 40 años por culpa de un familiar que la entregó.

A los 13 se convirtió en madre por primera vez de gemelos, luego de trillizos y cuatrillizos.

En total tuvo 44 hijos, seis murieron y hoy lucha por sacar adelante a los 38 que le quedan con vida.

Tiene cuatro juegos de trillizos, tres juegos de cuatrillizos, seis juegos de gemelos. El resto nacieron en partos únicos.

Cuando tuvo a su hijo número 18 acudió al médico para que le ayudara con ese problema pero le dijeron que tenía los ovarios muy grandes y no podían hacer nada, y que no debía tomar anticonceptivos por ningún motivo debido a que dañarían su salud.

Además de no poder evitar quedar embaraza su esposo ebrio la golpeaba y la dejó sola.

Sus hijos dejaron la escuela y trabajan para ayudarla. Ella hizo de todo, recogía chatarra para venderla, vendía hierbas medicinales, peluquería, decoración de eventos y más.

Su historia comienza a aparecer en las noticias.