Insólito

Mantarraya gigante herida suplica ayuda a unos buzos (video)

La mantarraya gigante tenía anzuelos incrustados y el emotivo momento fue grabado en el mar de Australia

Por  Diana Hurtado

La enorme mantarraya busco las manos de ayuda de uno de los buzos para quitarse los anzuelos encajados.(Video de Twitter: @SeaDogsProd)

La enorme mantarraya busco las manos de ayuda de uno de los buzos para quitarse los anzuelos encajados. | Video de Twitter: @SeaDogsProd

El emotivo video en el que una mantarraya gigante con varios anzuelos encajados debajo de sus ojos parece pedir ayuda a dos buceadores que se le habían acercado, fue publicado en la red y causó consternación.

En el video se muestra como la pobre mantarraya espera pacientemente a que los dos buzos le quitaran los anzuelos incrustados en su cuerpo.

El fotógrafo submarinista Jake Wilton se encontraba buceando en la costa occidental de Australia, cuando el enorme pez de tres metros con sus aletas extendidas se acercó hasta él, según muestran las imágenes.

Ella se acercó para enseñarle el ojo

"A menudo guío a buzos en la zona y pareció como si ella me hubiera reconocido y confiara en que la ayudaría", señaló Wilton este lunes en una declaración.

"Ella se acercó cada vez más y comenzó a desplegarse para mostrarme el ojo", continuó.

Unas imágenes increíbles muestran cómo Wilton se acerca repetidamente hacia el animal y le quita uno a uno hasta el último de los anzuelos, antes de retirarse del lugar.

"En ningún momento se movió. Estoy seguro de que la manta sabía que Jake intentaba sacarle los anzuelos", dijo el biólogo marino y también buzo Monty Hall.

La mantarraya es considerada una de las criaturas marinas más inteligentes y es muy común en algunas partes de la costa occidental australiana.

Aquí el video

 

El buzo afirmó que no quería asustarla y echar a perder la oportunidad de ayudarla durante sus intentos pero finalmente "fue bastante emotivo, un montón de gritos y llanto y ese tipo de cosas".

Estos gigantes oceánicos pueden alcanzar los siete metros de ancho y vivir hasta los 50 años.

A diferencia de la raya común, no tiene aguijón venenoso por lo que es inofensiva para el ser humano a pesar de su tamaño a veces descomunal.