Selecciona tu región
Insólito

Misterio resuelto: El Triángulo de las Bermudas ¡NO EXISTE!

Científicos descubrieron que la Isla Sandy, la cual es parte del Triángulo de las Bermudas, no existe, científicos creen que se trató de una formación de piedras pómez  

Por Valeria Estrada

-

Un grupo de marineros resolvieron el misterio que envuelve al Triángulo de las Bermudas, el cual resultó que no existía, ya que uno de sus islas no existe, dejando un gran enigma en la humanidad.

La Isla Sandy era una de las que formaba parte del Triángulo de las Bermudas, pero esta no ha podido ser encontrada por exploradores de este siglo, sin embargo sigue apareciendo en los mapas impresos, sin embargo Google ha decidido eliminarla.

El descubrimiento de su inexistencia ocurrió en el año 2012 cuando una expedición científica del servicio hidrográfico de Australia hizo un viaje a mar abierto por 25 días en el Océano Pácifico para estudiar las placas tectónicas.

Leer más: ¿Vecindario Grinch? Multan a hombre por poner adornos navideños “demasiado pronto” en Florida

Durante esta expedición decidieron visitar la Isla de Sandy, un territorio que estaba marcado en los mapas, ubicada entre Australia y Nueva Caledonia.

Cuando llegaron al lugar donde tendría que estar la Isla de Sandy no había nada, solo mar abierto, no había rastro de ella ni cerca ni lejos, no se trató de un error ya que la isla presuntamente medía 30 kilómetros de largo y cinco de ancho.

Tras ver que no estaba decidieron hacer una investigación del lecho marino a 1, 400 metros de profundidad con la esperanza de encontrarla hundida pero no había rastro de ella.

La única pista que existe de su existencia son diarios marinos de 1876 y 1877 donde personas tuvieron acercamiento a la isla, pero no hay manera de comprobarlo.

En los mapas creados desde 1908 hasta 1979 del servicio hidrográfico francés aparecía pero se decidió eliminarla ya que dejaron de verla.

Leer más: Mujer se graba en gimnasio y descubre que un extraño hombre la filmaba. VIDEO

Expertos mencionan que era común que los dibujantes pusieran un guiño distintivo como firma para saber quién había copiado sus mapas, científicos aseguran que se trató de una formación de piedras pómez grandes que se disolvió con el tiempo. 

Síguenos en

Temas