Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

A la escuela de 'raite' y sin 'lonche'

ASÍ SE VIVE EN SINALOA PARTE 5

Estudiantes del campo pesquero Lázaro Cárdenas viven en la pobreza y navegan a diario con la falta de dinero para estudiar 2

Estudiantes del campo pesquero Lázaro Cárdenas viven en la pobreza y navegan a diario con la falta de dinero para estudiar 3

Estudiantes del campo pesquero Lázaro Cárdenas viven en la pobreza y navegan a diario con la falta de dinero para estudiar 4

Estudiantes del campo pesquero Lázaro Cárdenas viven en la pobreza y navegan a diario con la falta de dinero para estudiar 5

Los Mochis, Sinaloa.- La alarma suena.

Son las 5:30 de la mañana. Ariel Iván Jacobi Bacasegua pega un brinco para levantarse de la cama. Es hora de alistarse para ir a la escuela. Le esperan varios kilómetros por recorrer.

Justo después de ponerse el uniforme voltea hacia la cocina, busca a ver si hoy habrá algo que desayunar para no irse con la "panza vacía", para ver si hoy podrá darse el lujo de desayunar "dos huevitos guisados" porque las tortillas con sal ya son cotidianas.

En su cartera sólo hay dos monedas de 10 pesos, efectivo que se esfuma con la cooperación del combustible de la panga que los traslada al puerto de Topolobampo, lugar donde estudia el tercer año de preparatoria. El retorno es incierto, pues depende de un raite.

Para Ariel Iván, ir a la escuela no significa caminar unas cuantas cuadras ni tampoco tomar un autobús, como es lo común en la región. Para él y un grupo de 18 alumnos del campo pesquero Lázaro Cárdenas ir a la escuela es verdaderamente un reto, pues en punto de las 6 de la mañana y de lunes a viernes tienen que abordar la panga que los transportará a su institución educativa.

El panorama es a simple vista difícil. El sol aún no advierte con asomarse tras los cerros y los jóvenes ya van de camino al puerto. El frío es intenso, el gélido aire se cuela por los suéteres y penetra la piel. A lo lejos se avizora el puerto. Ya casi para llegar, los débiles rayos mañaneros del astro rey dan un leve calor a los estudiantes.

Mientras tanto, en la comunidad se quedan las familias de los 19 jóvenes. Los padres se esmeran en gran manera para que al regreso de sus hijos haya algo de comer. La familia Jacobi Bacasegua está en apuros, pues tan sólo hay 30 pesos para la alimentación de sus tres hijos, uno de los cuales llegará hambreado porque se fue sin desayunar.

Click en siguiente para continuar leyendo...

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/l6tUoXGWYF0" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>