publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Abren al público las pinturas rupestres en la Huites

La CFE abre las puertas a la cultura en el túnel que se ubica en la zona de generación de ésta empresa, en la presa Luis Donaldo Colosio Murrieta

Considerado el mural más grande del mundo Armando Talavera

Choix, Sinaloa.- Después de 18 años, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) abrió las puertas de acceso al túnel de pinturas rupestres que se ubica en las instalaciones de la presa Huites, en la zona de generación de ésta empresa.

Desde su apertura en abril del presente año, a la fecha, poco más de mil 400 personas han visitado éste sitio y para ello es necesario solicitar un permiso, si es para grupos escolares, debe hacerse mediante un oficio dirigido al subgerente regional de generación con base en Hermosillo, sonora; mientras que, para el resto de los ciudadanos y turistas, puede solicitarse en las oficinas locales de CFE en el municipio de EL Fuerte.

En un recorrido realizado por reporteros de El Debate se pudo constatar que ésta obra considerada "La cueva de Huites" forma parte de una amplia ruta turística trazada por la dirección de turismo de éste municipio y, según el permiso solicitado, también se puede tener acceso a la cortina de la presa, plaza cívica y casa de máquinas de CFE.

Pintura.
El túnel confina 5 mil 200 metros cuadrados de pintura, un tesoro cultural considerado el mural más grande del mundo del autor Federico Silva. 

Ahí, desde 1994 está plasmada la cultura de los indígenas Huites, donde se contempla el Nahual, guardián de la presa y que significa lugar de flechas, según la historia de la misma obra.

Señas de Huites y Sinaloas

Para su creación, el autor conformó nueve grupos, encabezados por pintores del Instituto Nacional de Bellas Artes y artistas locales, quienes, asesorados por el autor aprendieron a manejar la pintura reforzada con colorantes naturales, durante los dos años en que se hizo ésta obra. Los trazos, según la ficha técnica, se hicieron con rayos láser. "Me tocó estar con el maestro Federico Silva cuando estaba haciendo los trabajos, los trazos los hizo con rayos láser con una tecnología muy avanzada y ahora nos toca a los choisenses explotar la obra, darla a conocer a Sinaloa, a México y al mundo", mencionó Fredy Velázquez Vega, director de turismo del alteño municipio.

Explicó que según la historia, los indígenas Huites eran antropófagos y es precisamente con ésta pintura donde se plasman la violencia de sus orígenes con las flechas pintadas en 220 metros de largo, 9 de ancho y 9 más de altura.


9 metros de alto, 9 de ancho y 220 de largo en pintura dentro del túnel en la presa Huites

Según el autor, dijo, en esta pintura se plasma la unificación de diferentes tribus, principalmente los Huites y los bacas o sinaloas, siendo una mujer la promotora de la paz entre ellos. "En esta pintura se plasma el principio y fin, lo infinito, la realidad y lo abstracto, todo lo que puede contener una pintura contemporánea pero particularmente la cultura de los Huites", expresó.


Velázquez Vega reveló que al darse por concluida la obra en 1994, sólo permaneció abierta dos años y por falta de coordinación, visión turística y voluntad de las autoridades, ésta permaneció cerrada al público por 18 años, pero mediante un convenio signado con la CFE, en abril de éste año, el túnel de pintura rupestre se incluye en la ruta turística trazada por las autoridades locales.


El mural plasma la unificación de grupos indígenas

Sobre el autor. 
Pese al cuidado que se ha dado a éste túnel, la pintura presenta algunas marcas de salitre, por lo que se pretende contactar al autor, Federico Silva para que visite su obra y autorice, si es necesario, una restauración, pero debido a su avanzada edad se ha hecho difícil el contacto.


Se dice que una mujer unificó a las dos tribus

Federico Silva nación el 16 de septiembre de 1923, incursionó de forma autodidacta en las artes plásticas, fue asistente de David Alfaro Siqueiros cuando el pintor trabajó en los murales del Palacio de Bellas Artes. En 1950 comenzó a pintar sus propios murales. Entre sus obras se encuentran Fuente solar en Michoacán, Alux de la muerte en la Plaza de las Tres Culturas, Canto a un dios mineral en el Palacio de Minería, Vigilante, obra dedicada al satélite Morelos, Espacio matemático en la Facultad de Ingeniería de la UNAM, el mural Huites en Sinaloa, Pájaro C, Serpientes del Pedregal y varios monumentos ubicados en Aguascalientes, Puebla y Tlaxcala. Algunas de sus obras se encuentran en España, Estados Unidos, Francia, Suecia, Japón y Jamaica.

 En el piso de piedra están las pinturas

5,200 metros cuadrados es el total de la pintura