Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Ancianos viven en la miseria y pobreza en el Rosendo G. Castro

LOS MOCHIS

Los Mochis, Sinaloa.- Tomás Espinoza Barraza y Elena López Solís, ven pasar su vida solos y encerrados en un cuarto oscuro de 4 paredes, en condiciones inhumanas.

Diariamente, a sus más de 70 años de vida, la pareja atraviesa por hambre, frío, calor, dolor, sed y tristeza de no poder hacer nada para cambiar su situación.

Es por eso que piden la atención del gobierno, y de la población, para poder subsistir dignamente.

"Un hijo mío me hizo este cuartito de material, porque se me caía la casa cada que se arrimaba el aire; era de pura lámina", lamentó.

Sin servicios.

La carencia de servicios de drenaje, de agua potable, de luz eléctrica, y las comodidades más básicas, han hecho que don Tomás y doña Elena vivan un viacrusis diario, que remató hace 8 meses con un accidente que lo dejó inválido.

"Hace 8 meses cuando venía de mi trabajo, un plebe mariguano me atropelló en la carretera. Estuve en el hospital mucho tiempo y me operaron de la pierna; me metieron unos fierros y todavía no me recupero. Me dejaron algo mal porque no me puedo parar ni doblar la rodilla", relató.

Por si fuera poco, está a punto de perder su empleo en el rastro, debido a que no ha podido presentarse a trabajar por su situación de salud, pese a que el accidente lo sufrió cuando regresaba del trabajo.

Apoyo.

Sus hijos, que son jornaleros en Sonora, lo apoyan con lo que pueden, que no es mucho, y que igual, no les alcanza para nada.

"Nosotros comemos lo que haya; si me traes una tortilla nos la comemos, si nos dan frijolitos, o lo que haya; bueno fuera que siempre tuviéramos", señaló.

En el cuartito en el que viven, el cual, además de la falta de servicios, no tiene baño, ni piso firme, duerme don Tomás en un pequeño catre que le regalaron, y doña Elena en el piso.

Para hacer sus necesidades, la ancianita tiene que ir afuera, a unas letrinas improvisadas con cubetas que ellos mismos instalaron bajo un árbol.

Por su parte, Tomás se las ingenia dentro del cuarto con la ayuda de su esposa, pues no se puede trasladar a las letrinas.

Piden ayuda.

Su imposibilidad para trabajar y las evidentes carencias y necesidades que tiene la familia Espinoza López, los han orillado a vivir de la caridad y del poco dinero que sus hijos les envían.

Por tal motivo, hacen un llamado a las autoridades y a la sociedad para que les apoyen con su problemática.

En el caso del agua, para que Japama les resuelva su situación de carencia del vital líquido, pues hasta el momento han sobrevivido acarreando cubetas de agua de la casa de la vecina, que se las proporciona.

A la CFE también piden apoyo para luz eléctrica.

Asimismo, piden apoyo para sacar sus papeles, como la credencial de elector, ya que hace tiempo se le quemaron documentos, y la necesita para entrar en un programa de apoyo.

"Si pueden hacer ustedes una ayuda, se los agradezco. No tenemos como comer y como vivir. Aunque sea nomás para comer y vivir a gusto; riquezas no quiero, ya me hice viejo", exhortó.

Síguenos en Twitter: @DBT_LosMochis

Facebook: ElDebateLosMochis