Los Mochis

Después de varios años verán a sus hijos en EU

El Club Corazones sin Fronteras de Ahome, en coordinación con el Club Corazones Unidos de Zumpahuacán, consigue visas para 12 padres de familia de Sinaloa que tienen más de diez años sin ver a sus descendientes

Por  Adrián López

A los beneficiarios les entregaron su visa en Chinobampo.(EL DEBATE)

A los beneficiarios les entregaron su visa en Chinobampo. | EL DEBATE

Vivir en lo más alto de la sierra es gozar de la tranquilidad y un paisaje encantador que ofrece la naturaleza en todo su esplendor, pero allá las oportunidades no llegan y los pobladores, sobre todo los jóvenes, con gran dolor en sus corazones tienen que dejar a sus padres, hermanos y en algunos casos a sus hijos, para salir en la búsqueda de sus sueños y poder brindarle a su familia una mejor calidad de vida.

Víctor Javier y Sergio Humberto Ruelas Rivera, de 46 y 45 años de edad, respectivamente, hace 17 años que abandonaron la comunidad Las Chicuras, en el municipio de Choix, para irse a Phoenix, Estados Unidos.   

En el 2005, sus padres Guadalupe Ruelas Chávez, de 72 años de edad, y Alva Luz Rivera Adriano, de 73, con la ilusión de ir a verlos, solicitaron la visa, pero les fue negada.

AYÚDANOS. Da click a la estrella de Google News y síguenos

Obtienen visas

Sin embargo, con el apoyo del Club Corazones sin Fronteras, en coordinación con el Club Corazones Unidos de Zumpahuacán, a través del programa Lazos del Sur Uniendo Familias de Migrantes, los padres ansiosos de ver a sus retoños lograron obtener una visa. Estos clubes tienen como objetivo la reunificación familiar y se encargan de que padres de familia mexicanos que tengan más de diez años sin ver a sus hijos tengan una visa por diez años para viajar a ese país y puedan reencontrarse con ellos.

“En fundación Corazones sin Fronteras tenemos una visión de ayudar a reunificar familias de mexicanos en Estados Unidos. Son familias que tienen 10, 15 , 20 o más años sin reunirse, sin abrazarse, y esto nos motiva a trabajar con la misión de seguir apoyando a todos los compatriotas que están en desespero y necesidad por estar separados y lejos por tanto tiempo”, manifestó Dulce Gastélum.

La presidenta y fundadora de esta organización nueva y sin fines de lucro, quien estaba de indocumentada en Estados Unidos, expuso que esta organización nació con el único afán de cumplirle a la gente y con la visión de reunificar a las familias a través de una visa humanitaria. 

Hace más de un año, su madre, Luz Graciela Camez, perteneciente a Chinobampo y a quien no veía desde hace 14 años, fue la primera sinaloense beneficiada con la visa, quien viajó en el primer grupo de 38 personas de Guadalajara, Toluca, Zumpahuacán, Morelos, Chiapas y otros estados.  

Los señores Juan Soto Rocha y Manuela Teresa Peña Ceceña muestran sus visas. Foto: EL DEBATE

Van 12 sinaloenses a ver a sus hijos a EU

“En el segundo grupo, de Sinaloa fueron 9 personas, y este que va es de 12. En este grupo van de comunidades de Choix, El Fuerte y Ahome. Podemos llevar hasta 25 personas en un grupo (de diferentes partes de la República) porque es mejor la atención que se les brinda a todos por igual, que todos vayan cómodos y que no sufran el camino”, manifestó Fernando de Jesús Gastélum, coordinador de Corazones sin Fronteras de Ahome en todo el estado de Sinaloa y hermano de la presidenta de esta organización. 

Agregó que los gastos en el trámite y todo lo que conlleva el proceso de reunificación de las familias es totalmente sin costo alguno.

Los costos de todo corren a cargo del Club Corazones Unidos de Zumpahuacán, con apoyo al Club Corazones sin Fronteras perteneciente a Ahome”.

Mencionó que el trámite y los procesos para obtener las visas tardan alrededor de dos meses.  “Porque venimos y los asesoramos con las preguntas y revisamos los papeles y los metemos a la Embajada y ya los revisan y nos dan una cita. Como se hace a través de la Embajada, ellos nada más tienen que tener el pasaporte mexicano, la CURP, el acta de nacimiento original, su credencial de elector y su hijo en Estados Unidos”. 

Él, igual que Rosa Delia Gastélum Castro, son los coordinadores y encargados en Sinaloa de buscar a las familias que tienen más de diez años sin ver a sus hijos que están en Estados Unidos. 

“Yo siento una emoción por ellos porque yo lo viví con mis padres que tenían mucho tiempo sin ver a mi hermano. Para mí fue algo muy grande acompañar a mis padres y a las 7 personas que iban junto con ellos. Yo hasta lloré cuando les dieron la visa”, manifestó Rosa Delia Gastélum. 

El primer grupo que fue beneficiado con las visas. Foto: EL DEBATE

Emoción

Los señores Alva Luz Rivera Adriano y Guadalupe Ruelas Chávez se encuentran felices de tener en sus manos el documento que hará realidad sus sueños de ver y abrazar a sus hijos. 

Nos lo concedió mi Dios de tener la visa ya para ir a ver a nuestros hijos”, comentó doña Alva Luz con una sonrisa que le iluminaba el rostro. 

Ahora, ellos esperan que sus nietos en un futuro también tengan la dicha de ver a sus padres. “Dejaron a sus hijos chicos y ahora ya están grandes. Víctor Javier tiene dos muchachas. La más chica tenía 3 años cuando él se fue. De hecho ya se casaron las muchachas. El hijo de Sergio Humberto ya tiene 20 años y está estudiando una carrera en Los Mochis”.

El segundo grupo de personas que recibió la visa por parte de estos clubes. Foto: EL DEBATE

Perder el miedo

En su afán y con el deseo de ver a sus hijos, todos los padres de familia perdieron el miedo de abordar un avión, pues lo hicieron por primera vez para ir a la Embajada en México. 

“Teníamos miedo, pero ya lo perdimos. Andar en avión no se siente nada, se siente más feo andar en un carro”, bromeó gustoso Guadalupe Ruelas. 

Asimismo, buscaron por todas las vías tener un acercamiento con sus hijos. Hicieron uso de la tecnología y aprendieron a realizar videollamadas por celular.

“Hace como 6 meses que me empecé a comunicar con ellos a través de videollamadas. Lloré mucho, ellos también lloraron, después de tanto tiempo volvernos a ver”, comentó la señora María Guadalupe Castro Quintana, de Chinobampo, El Fuerte, quien desde hace 25 años que no ve a su hijo Gaspar y 17 a Guadalupe Alberto. Ambos radican en California.

Para entender...

Corazones sin Fronteras nació para reunificar familias

A raíz de su caso personal, Dulce Gastélum creó recientemente Corazones sin Fronteras, una organización sin fines de lucro, con el objetivo de reunificar a las familias de mexicanos en Estados Unidos que tienen más de 10, 15, 20 o más años sin verse. De esta manera apoya a sus compatriotas que tienen el desespero de reunirse con sus familias después de estar separados por tanto tiempo. Ella y su mamá se reencontraron después de 14 años. 

Corazones sin Fronteras nació para reunificar familias. Foto: EL DEBATE

EL DATO

El recorrido
Las 12 personas salieron ayer de Chinobampo en un camión rentado al aeropuerto de Culiacán, de donde partirán en un avión a las 10:00 horas a Los Ángeles y de ahí se van a ir a Baker, California, donde llegarán a las 16:00 horas y los estarán esperando sus hijos al ritmo de la música de mariachi.

Foto: EL DEBATE

LA LISTA

Requisitos para la visa humanitaria

  • Contar con edad promedio de 60 años.
  • No tener récord delictivo en EUA. 
  • Pasaporte vigente.
  • Acta de nacimiento.
  • Credencial de elector.
  • CURP.
  • Certificado médico (expedido por sistema público de salud).
  • Informes: 6617941464