Los Mochis

Detenido por incendio a libros en la plazuela se dice torturado

Se enfrenta en el lugar de la quema de libros con el velador de la Plazuela 27 de Septiembre y dice que es inocente

Por  Hugo Mora

José Ramón escuchó la versión tanto del detenido como del velador.(EL DEBATE)

José Ramón escuchó la versión tanto del detenido como del velador. | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- Con notables golpes en los pies, manos, cara y abdomen, así como con bolsas sanguíneas en el cuerpo, Francisco Javier L., alias “El Pollo”, denunció que fue torturado por policías municipales luego de que se le arrestó por presuntamente incendiar un puesto de libros y acetatos en la Plazuela 27 de Septiembre el pasado martes.

“Yo la mera verdad soy inocente”, expresó el joven sentado en una banca en el lugar del incendio.

Relató que los policías municipales lo sorprendieron durmiendo en la Plazuela 27 de Septiembre y que lo “levantaron” junto con otras personas para luego llevarlo a barandilla, en donde estuvo unas horas para luego ser sacado y llevado a otro lugar donde lo golpearon severamente.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

Me torturaron todo, me tiraron en Topo, las uñas me la querían sacar. Me colgaron en un árbol”.

Francisco Javier se deslindó de ser el responsable de la quema del puesto de libros y acusó al velador de ese lugar de ser el causante de este hecho.

Si yo hubiera sido yo no estuviera aquí. Sí, yo dije que iba a quemar la carpa, pero nunca lo hice”.

VERSUS

“Él le echó vino y le echó fuego y ardió": Jorge, velador del puesto de libros

“Él me pidió un cigarro y yo le dije que no tenía para darle. Me empezó a decirme cosas con malas palabras. Se quedó ahí y como a los cinco minutos empecé a sentir la lumbre y me levanté ‘juido’. Me estaba quemando, me quemé el brazo y la cara, y cuando salí ya se había ido y agarré un galón y se lo eché a los libros, no se apagó y se ardió más eso. Yo no traía dinero para los cigarros, él no puede decirme que estaba fumando porque no me miró. Yo estaba encerrado, él le echó vino y le prendió, porque a los cinco minutos que dejó de hablar empezó a arder”.

“Yo la mera verdad soy inocente, yo no fui": Francisco Javier, presunto responsable

“Yo la mera verdad soy inocente. Yo no fui, la mera verdad al muchacho (velador) le gustaba quemar hierba y se quedó dormido; me torturaron todo, me tiraron en Topo, las uñas me la querían sacar. Los municipales me agarraron acostado, esa misma noche del incendio, yo estaba acostado, levantaron a mucha gente, torturaron a mucha gente, me colgaron en un árbol. Me llevaron a la barandilla pero me soltaron en ese instante; si yo hubiera sido, yo no estuviera aquí; sí, yo dije que iba a quemar la carpa, pero nunca lo hice”.