Selecciona tu región
Los Mochis

Don Onofre, un abogado que le sabe al pan en Los Mochis

El buen Onofre Salazar, nacido en Mocorito pero radicado en Los Mochis, desde sus años de juventud vive completamente dedicado a su esposa y sus tres hijos

Por Óscar Flores Silva

-

Los Mochis, Sinaloa.- Onofre Salazar López dijo ser originario de Mocorito; sin embargo, por circunstancias de la vida en 1968 sus padres tuvieron que migrar a la ciudad de Los Mochis, en donde echó raíces para formar su propia familia.

Don Onofre con una gran sonrisa de oreja a oreja aseguró que hasta el momento se siente agradecido con Dios y la vida porque tiene a su familia que la conforman su esposa y sus tres hijos, estos últimos actualmente ya son profesionistas mientras que su pareja le ayuda a la venta de empanadas por diferentes puntos de la ciudad. 

Su vida en Los Mochis

Con orgullo dijo que en sus años de adolescencia, por diferentes calles de la ciudad mochitense se dedicó a la venta del periódico Debate en la época en que don Lorenzo Valdez era el director del matutino, mientras que un sobrino de don Lorenzo Valdez era el subdirector.

Leer más: Destapa el morenista Rubén Rocha Moya su gabinete para el gobierno de Sinaloa

“En esos años yo estaba con mis padres, con quienes también sufrimos muchas carencias económicas, pero siempre salimos adelante. Ya después siendo una persona adulta estuve trabajando en otras actividades, pero siempre relacionadas al comercio, hasta la fecha; pero los últimos años nos hemos dedicado a la venta de empanadas de cajeta y guayaba. No creas que no le hice la lucha por estudiar, claro que lo hice. Soy abogado en Derecho, egresado de la UAS y tengo mi cédula profesional, ya que por algún tiempo estuve como litigante y trabajando para despachos de reconocidos abogados”, subrayó.

Don Onofre tiene su hogar en Los Mochis. Foto: Óscar Flores/ Debate

Don Onofre dijo que por alguna razón dejó de ejercer la abogacía y se dedicó de lleno a hacer empanadas, pues considera que es una actividad que le es más rentable además de que le da más satisfacciones.

“Aquí estoy en la esquina de Obregón y Zaragoza ofreciendo todos los días mis empanadas, es con lo que mi mujer y yo sacamos adelante a nuestros hijos. Ella trae su cubetita y yo la mía, pero tenemos el mismo objetivo de apoyar a nuestros hijos”, subrayó.

Leer más: El mayor reto en la educación en Sinaloa es para el programa Usaer

Asimismo, dijo que como todos los comerciantes de la vía pública ha sido acosado por las autoridades y los inspectores para que se retire del primer cuadro de la ciudad; sin embargo, argumenta que la Constitución le garantiza realizar una actividad lícita para obtener ingresos y mantener a su familia.

Inicia cosecha de ajonjolí en el municipio de Choix, Sinaloa
Síguenos en
Más sobre este tema