Los Mochis

El fuego consumió su hogar: piden ayuda para empezar de nuevo

Cuatro adultos y una menor sobrevivieron a un voraz incendio la madrugada del 22 de enero en el ejido Almacenes Macapul

Por  Marisela Jolie

María Enriqueta Barrera y su esposo, Francisco López Cerecer, apelan a la buena voluntad de la gente.(Jorge Cota/ EL DEBATE)

María Enriqueta Barrera y su esposo, Francisco López Cerecer, apelan a la buena voluntad de la gente. | Jorge Cota/ EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- El fuego los sorprendió mientras dormían. Cuatro adultos y una menor sobrevivieron a un voraz incendio la madrugada del 22 de enero en una vivienda del ejido Almacenes Macapul, en la sindicatura de la Villa de Ahome.

Las llamas no dieron tregua y consumieron todo a su paso; en instantes, el patrimonio de María Enriqueta Barrera y su familia quedó reducido a cenizas.

“Hubo un corto en una extensión de la lavadora, se prendió una cortina y después agarró fuego la cama, el toldo y luego se quemó parte de la cocina, ropa y todo lo que había en ese cuarto. El olor a humo los despertó y mientras el incendio se propagaba entre las paredes, todos lograron salir con vida.

“Nos daba olor a humo, mi esposo me dijo: huele mucho a quemado, y como tenemos un hijo que vive con nosotros, mi nuera y mi nieta, pensamos que era él que estaba en la cocina. Mi esposo me dijo: huele como a hule quemado, se levantó y al abrir la puerta lo recibió el humo, se dio cuenta que se estaba incendiando”. 

Salieron arrastrándose de entre las llamas y sobrevivieron a la tragedia. Sus pertenencias desaparecieron frente a sus ojos: toda una vida de trabajo se desvaneció.

“Mi esposo salió arrastrándose para abrir las puertas, nos gritaba que saliéramos, mi hijo salió y me sacó del cuarto, entró por mi nieta y por mi nuera. Después hizo corto en la mufa, empezaron a prender el motor para apagar lo que se estaba quemando”.

Con ayuda de sus vecinos lograron sofocar el fuego. Minutos después llegaron los bomberos a auxiliarlos.

“Se subieron arriba de la casa, tengo un rotoplás arriba, subieron cubetas, los vecinos escucharon el escándalo que teníamos y miraban la lumbre. Se brincaron el cerco los muchachos para ayudar a mi hijo, brincaron por todos lados, echaban agua con las cubetas, y mi esposo buscó extensiones para que nos pasaron luz y poder prender el motor; con eso apagaron el incendio”.

Necesitan ropa y calzado

María Enriqueta es empleada doméstica y su esposo se gana la vida trabajando como jornalero en los campos de cultivo.

“La primera noche dormimos en casa de un vecino. Es triste perder las cosas pero gracias a Dios estamos vivos; se nos quemó la cama, los colchones, el sillón, ropa, zapatos, loza. Lo que más necesitamos es ropa, no tenemos qué ponernos. Mi nieta tiene 4 años y calza del número 17, mi nuera es talla 11 de pantalón y 5 de calzado, mi hijo es talla 34 de pantalón y 8 de calzado, mi esposo es 34 de pantalón y 7 de calzado, yo soy talla 13 de pantalón y 4 de calzado”.

Anhelan reconstruir su hogar y acuden a la buena voluntad de la gente para recuperar lo que perdieron en medio de las llamas. 

Aportaciones

Si usted desea ayudar a esta familia, puede comunicarse al número 66 83 23 63 48 con María Enriqueta Barrera.

Si lo prefiere puede realizar su aportación económica al número de cuenta Bancoppel: 4169 1603 4495 2339.

La vivienda se ubica atrás de la primaria Juan Francisco Armenta, en el ejido Almacenes Macapul, en la sindicatura de la Villa de Ahome. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo