Los Mochis

El venadario de El Fuerte, Sinaloa, al rescate del símbolo de la cultura yoreme

Javier Ruiz comenzó el proyecto del venadario en el Pueblo Mágico de El Fuerte, Sinaloa, hace siete años con cuatro ejemplares, y hoy tiene alrededor de 100

Por  Blanca Robles

Los venados, los mensajeros de los dioses, como le llaman los huicholes, pastan tranquilos en su santuario en el Pueblo Mágico de El Fuerte, Sinaloa.(Foto: Jorge Cota/ Debate)

Los venados, los mensajeros de los dioses, como le llaman los huicholes, pastan tranquilos en su santuario en el Pueblo Mágico de El Fuerte, Sinaloa. | Foto: Jorge Cota/ Debate

El Fuerte, Sinaloa.- Lo que empezó como un proyecto para cumplir con una tesis escolar de su hija, con el paso del tiempo Javier Sabino Ruiz Alcaraz lo convirtió en un proyecto de vida que da pie al rescate y preservación de una de las especies más enigmáticas y nobles del estado de Sinaloa: el venado cola blanca.

A unos cuantos minutos del Pueblo Mágico del municipio de El Fuerte, Sinaloa, justo por el camino al parque recreativo La Galera, se encuentra el Parque Ecológico Los Sabinos, un mágico rincón mexicano incrustado en el emblemático río Fuerte que brinda la experiencia de convivir con los venados, a los que sabiamente la cultura huichol llama los mensajeros de los dioses.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El recorrido 

La experiencia es única desde el momento de cruzar el puente que separa tierra firme con la isla en medio del río y se vuelve aún mayor conforme avanzan los pies y transcurren los minutos, pues los visitantes tienen la oportunidad de dar de comer con sus propias manos a los más pequeños en su mismo espacio y a través del cerco a los adultos. Ahí, los traviesos de Susanita, Toribio y Vicenta, así como el resto de los venados bebés, se dejan acariciar por el humano mientras comen y lo escudriñan con sus tiernos e inocentes ojos. 

Javier Sabino explica que la aventura del parque comenzó bajo la supervisión, permiso y certificación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, con cuatro venados, hace aproximadamente siete años, una vez que se jubiló como profesor de primaria y luego de obtener el derecho de la concesión de la isla que cuenta con aproximadamente ocho hectáreas vírgenes donde hay venados adultos que se encuentran libres, lejos del peligro del cazador y donde el visitante que tiene suerte puede observarlos a lo lejos.

Grandioso venadario en El Fuerte, Sinaloa al rescate de la especie 1
Certificación. El proyecto está respaldado por la Semarnat, que lo considera una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA). Este año ya otorgó el permiso para vender ejemplares a un precio de 15 mil pesos. Foto: Jorge Cota/ Debate

Hoy, son más de 100 ejemplares los que integran este venadario en El Fuerte y que dejan ver a propios y extraños la grandeza de su majestuosidad. 

Grandioso venadario en El Fuerte, Sinaloa al rescate de la especie 2
Javier Ruiz, fundador del venadario. Foto: Jorge Cota/ Debate

Más atractivos

El Parque Ecológico Los Sabinos cuenta, además, con un espacio dedicado a jabalíes y un aviario que incluye guacamayas, pavorreales, güíjolos y gallinas silvestres, entre otras especies que también pueden admirarse dentro de su espacio, pues hay un pequeño puente a dos metros de altura para que el visitante pueda observar a las aves en los mismos árboles. 

Eso sí, tenemos letreros en los que pedimos que no traten de dar comida a los jabalíes porque por su naturaleza son peligrosos y el visitante puede salir lastimado”, explica el fundador y cuidador de cada ejemplar. 

Grandioso venadario en El Fuerte, Sinaloa al rescate de la especie 3
Contacto. El visitante puede darles comida a los venados, incluso biberón a los más pequeños. Foto: Jorge Cota/ Debate

Y como complemento, el parque posee áreas de comedor, hamacas, asadores e incluso un catamarán que el mismo Javier Sabino construyó y tripula para todo aquel que quiere extender la aventura y adentrarse media hora en las aguas del río Fuerte para disfrutar de sus paisajes. 

Grandioso venadario en El Fuerte, Sinaloa al rescate de la especie 4
Inocencia. Nobles y con el encanto añadido de su edad, los recién nacidos se quedan a la expectativa del humano que entra en su espacio. Foto: Jorge Cota/ Debate

Días negros

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas. Este santuario animal estuvo a punto de cerrar sus puertas hace algunas semanas a causa de la pandemia del Covid-19, debido a que carece de apoyos gubernamentales para mantenerlo y a las nulas entradas de turistas, a quienes se pide una cuota de ingreso de 20 pesos por adulto y 10 pesos por niño sin límite de tiempo para permanecer en el venadario.

Grandioso venadario en El Fuerte, Sinaloa al rescate de la especie 5
Diversidad. La UMA posee un aviario donde Javier Sabino alberga, entre otras aves, unas hermosas y divertidas guacamayas que llenan el entorno con sus sonidos. Foto: Jorge Cota/ Debate

Sin embargo, todo indica que esto ya es historia porque Javier Sabino resistió los embates económicos de la pandemia e incluso pidió a crédito una tonelada de maíz para alimentar a los venados y demás animales, y hoy sigue de pie. 

Grandioso venadario en El Fuerte, Sinaloa al rescate de la especie 6
Ejemplares regionales. En el venadario también pueden observarse jabalíes, tanto adultos como de apenas unos meses de nacidos. Foto: Jorge Cota/ Debate

El fortense está listo para seguir recibiendo a los visitantes en un horario de 8:00 a 20:00 horas y continuar su sueño, al que vive entregado junto con su esposa, Silvia Serna Soto, y sus hijos día y noche desde su fundación, que es el rescate y la preservación del venado cola blanca, símbolo de la región y emblema de la cultura yoreme. 

Grandioso venadario en El Fuerte, Sinaloa al rescate de la especie 7
Turismo. Por el río Fuerte se pueden ver pequeñas embarcaciones con visitantes deseosos de conocer la región. Foto: Jorge Cota/ Debate
Grandioso venadario en El Fuerte, Sinaloa al rescate de la especie 8
Apoyo firme. Álvaro Apodaca Valenzuela, el único trabajador que tiene Javier Ruiz, se ha convertido en su gran aliado para preservar la UMA. Aquí tritura la comida de los animales. Foto: Jorge Cota/ Debate

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo