Los Mochis

Juzgado federal autoriza construcción de la planta de fertilizantes

El juez José Francisco Pérez Mier resuelve que la operación de la planta de amoníaco no causará daños irreparables a las Lagunas de Santa María-Topolobampo-Ohuira

Por  El Debate

Juzgado federal autoriza construcción de la planta de fertilizantes(EL DEBATE)

Juzgado federal autoriza construcción de la planta de fertilizantes | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- El Juzgado Séptimo de Distrito en el Estado de Sinaloa autorizó la construcción de la planta de fertilizantes que se construye en Topolobampo al negar el amparo amparo  indirecto 724/2018 promovido por ejidatarios de la comunidad El Muellecito, en Ahome.

El argumento es que la operación de la planta de amoníaco no causará daños irreparables a las Lagunas de Santa María-Topolobampo-Ohuira; por el contrario, coadyuvará a su regeneración y preservación, indica el boletín de prensa.

Como se ha informado, representantes del ejido “El Muellecito” promovieron un juicio de amparo en contra de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental perteneciente a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Samarnat) por autorizar la construcción y operación del proyecto “Planta de Amoniaco de 2,200 TMPD” en Topolobampo, Sinaloa.

Con base en el principio In dubio pro natura  y en protección a la soberanía alimentaria, el juez José Francisco Pérez Mier negó el amparo a los ejidatarios, ya que el estudio de impacto y riesgo ambiental  -que autorizó de manera condicionada dicha obra- no viola los derechos humanos a un ambiente sano, al desarrollo sustentable, a la salud y al agua.

Se acreditó fehacientemente que la construcción y operación de la planta no generará un desastre ambiental, ni afectará la salud de quienes habitan cerca; tampoco ocasionará daño a la flora y fauna que habita el lugar, catalogado como Sitio Ramsar, denominación que se le da a un humedal para incluirlo en la lista de humedales de importancia internacional por su relevancia para el ecosistema mundial.

Por el contrario, se establece que la empresa está obligada a adoptar medidas que eviten que se sigan recibiendo descargas de aguas negras, restos de fertilizantes e insecticidas que a diario desembocan en la bahía.

Se puntualiza que las medidas implementadas y las acciones condicionadas que debe cumplir la empresa son suficientes para disipar cualquier presunción de riesgo de que ocurra un desastre ecológico que genere daños irreparables a las lagunas, que conforman un sistema integral de relevancia biológica y ecológica indispensable para la subsistencia de la humanidad.

Adicionalmente, se reconoce que la obra beneficiaría a la colectividad con la reactivación económica y nuevas fuentes de empleo; además de que propiciaría mayor competitividad de los agricultores al acceder a insumos nacionales a menor precio, evitando así la dependencia de importar insumos básicos para la actividad agrícola como el amoníaco.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo