Los Mochis

'La necesidad es la madre de la ciencia; pequeños cambios hacen la diferencia'

El joven mochitense Nelson Quintero González viajará a Ginebra, Suiza, para permanecer durante un mes en la Organización Europea para la Investigación Nuclear

Por  Marisela Jolie

Nelson Quintero González, estudiante de Ingeniería en Mecatrónica.(Javier Padilla/ EL DEBATE)

Nelson Quintero González, estudiante de Ingeniería en Mecatrónica. | Javier Padilla/ EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- El próximo 8 de octubre, un joven mochitense viajará a Ginebra, Suiza, para permanecer durante un mes en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), que opera el laboratorio de física de partículas más grande del mundo.  

Nelson Quintero González, de 23 años de edad, ha logrado cumplir sus propósitos con determinación. Estudia el séptimo semestre de Ingeniería en Mecatrónica en el Instituto Tecnológico de Los Mochis.

Está muy cerca de emprender un largo viaje con destino a una aventura extraordinaria. Durante un mes permanecerá en un lugar donde se genera ciencia y se crea tecnología, un lugar anhelado por muchos pero al que pocos han podido llegar.

“A donde voy es la casa de las ciencias, por así decirlo. Han surgido inventos desde internet hasta otros que a lo mejor no conocemos, pero ahí se dedican a descifrar todo lo que desenvuelve la vida, en este caso las partículas, para descubrir qué hay dentro de los átomos y de las moléculas”.

Fueron años de preparación para alcanzar su sueño. La investigación y el conocimiento lo han motivado a continuar en el camino del saber.

Dicen que hay sueños muy difíciles de alcanzar y de repente, con esfuerzo y desempeño, la vida te lleva a esos momentos y te das cuenta que son tangibles, que están ahí esperándote”.

Un gran mérito

Después de un largo proceso de selección, Nelson fue elegido de entre 60 alumnos del Instituto Tecnológico de Los Mochis. Su pasión por la ciencia y la tecnología, su excelencia académica y el dominio del idioma inglés fueron sus principales aliados, hazaña que atesora y lo invade de satisfacción. 

Soy el único de Los Mochis y de Sinaloa. Es un honor muy grande estar en esa organización porque no cualquiera puede ir, son áreas muy específicas de la ciencia”.

Su alto rendimiento académico lo ha convertido en un alumno ejemplar y un ser humano excepcional.

Muy pronto tendrá la oportunidad de investigar qué ocurrió segundos después del Big Bang y estudiar más de cerca al misterioso y fascinante Universo.

“Allá tratan de descifrar qué es lo que está dentro de las partículas cuando chocan, es como un aro que está por debajo de la tierra y aceleran dos partículas casi a la velocidad de la luz y hacen que choquen, colisionan. En esa explosión pretenden descifrar qué hay dentro de esas partículas, lo que haré es apoyar en el área electrónica para descubrirlo”.

A su regreso, el joven talento anhela compartir su aventura con sus compañeros y motivarlos a vivir su experiencia. 

“Estoy feliz y daré todo de mí, y cuando regrese compartiré lo aprendido a mis compañeros y a todas las personas que estén cerca de mí. Deseo transmitir mi experiencia, porque en esta ocasión soy el único, pero espero que otros jóvenes también puedan hacerlo. Tengo una carga grande sobre mis hombros”.

Nelson desea trascender en el maravilloso mundo de la ciencia y sueña en grande porque conoce la enorme capacidad que posee para lograrlo.

“Mi sueño es ser un ingeniero de alto nivel, capaz de ver el entorno de una forma diferente para ayudar a la sociedad, porque la madre de la ciencia es la necesidad y creo que en Los Mochis, así como en México, tenemos muchas necesidades, pequeños cambios hacen la diferencia”.

Agradece el apoyo incondicional de su familia y de la institución educativa que le ha brindado la oportunidad de convertirse en un joven talento científico. 

“Vivo con mis papás y mi hermana. Dedico mis éxitos a mis padres por apoyarme siempre. Estoy muy agradecido con la Fundación Carlos Elizondo, que se ha encargado de pagarme mi escuela desde que inicié mi carrera y con los docentes de la institución”.

Las personas que tengan la voluntad de apoyarlo para solventar los gastos de su traslado a Suiza, pueden comunicarse al número 66 83 96 27 59.