Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

«La tradición sigue día con día; mi padre estaría muy contento»

UN DÍA EN LA VIDA DE...

El personal que atiende la birriería se conforma principalmente por familiares.

Margarita asegura que la preparación de la carne se hace de manera tradicional y con la receta original.

Los Mochis, Sinaloa.- Hablar de tradición en Los Mochis es hablar de la birriería El Chivo de Oro, que con cerca de 50 años de existencia se ha ganado el gusto de los mochitenses y visitantes con su exquisito sabor.

Quién podría imaginar que este negocio netamente familiar empezara con una olla, una caseta y muchos deseos de progresar de Ramón Manjarrez Rodríguez, su creador, para alimentar a su numerosa familia.

Hoy en día cuenta con cuatro sucursales en Los Mochis y una en La Paz, Baja California, y sigue creciendo su lista de clientes.

Margarita Manjarrez, una de los nueve hijos del fundador de El Chivo de Oro, quedó a cargo del negocio desde hace siete años, cuando su padre falleció de una enfermedad bronquial. La empresaria relató que la historia comenzó cuando su padre conoció a su madre en Chihuahua, de donde era originaria, se casaron y se vinieron a vivir a esta ciudad.

Él trabajaba como tránsito, pero con nueve hijos que mantener ningún sueldo le alcanzaba, por lo que decidió hacer birria para vender.

El negocio se ubicaba en una caseta en el cruce de Marcial Ordóñez y Belisario Domínguez, pero luego se mudó unas cuadras después, donde hasta la fecha se encuentra. "Ahorita somos cinco hermanos que tenemos birriería. La tradición sigue, día con día más. Gente que se va fuera vuelve otra vez. Que se han ido a los Estados Unidos, vuelven. Nosotros creíamos que con el cambio de calles iba a ser negativo, no, al contrario. Para nada ha afectado", manifestó.

Para la familia entera, lo más importante es ofrecerle al cliente la mejor atención y el mismo sabor del platillo desde que se fundó.

"El sabor, la atención al cliente, y día a día buscando novedades. Hemos metido otros platillos para seguir con la misma gente. Empezamos con pura birria y ahora ya tenemos moronga, tacos gratinados con queso, quesadillas, que eran cosas que mi padre nunca había metido. Ya nos habían capacitado, aconsejado por mi madre, checándonos las especies, que siguiéramos con la misma receta y todo", reconoció.

Famosas celebridades han degustado los platillos de El Chivo de Oro, de los cuales han quedado muy satisfechos.

"Han venido muchos artistas. Aquí a la vuelta graban las bandas, y todos los de las bandas de Julio Preciado vienen a comer. Han venido deportistas. También "El Profesor Jirafales", que por cierto, se portó muy mal; nosotros pensamos en no molestarlo para que terminara de comer, y ya que terminó de comer, ahí vamos, y nos dijo: 'no, tanto que duré y no vinieron', y se enojó. Ya no nos quiso firmar autógrafo", confesó.

La ahora propietaria de la sucursal matriz se levanta muy temprano en la madrugada para abrir el negocio en punto de las 06:30 horas, no sin antes beber una taza de café. "Platico con las empleadas, los clientes; aquí me regañan porque dicen que soy muy gritona, saludar a toda la gente. A mí me encanta estar cuidando al cliente, estar al pendiente. Es mi tipo de vida, estar platicando", narró.

La birria se prepara un día antes, ya que como es tatemada se entierra la olla, al estilo tradicional. Mientras, los demás empleados se encargan de acomodar el negocio para recibir a los clientes. En sus ratos libres, la familia entera se va a pescar y convivir después de días arduos de trabajo, ya que todos colaboran en el negocio: Leonardo Ley Manjarrez (quien ahora se encarga del restaurante), Hilda Margarita Ley Manjarrez, Alfredo Domínguez (esposo de Margarita) y Carolina Ley.