Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Los Mochis

Llueven quejas de los derechohabientes

LOS MOCHIS
Avatar del

Por: EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- Al Issste le llueve sobre mojado.

Desde la semana pasada se comenzó una auditoría en farmacia, por un supuesto fraude con los medicamentos que ahí se expiden.

Y ahora, derechohabientes de la institución se quejan por el mal servicio y la indiferencia de los trabajadores del lugar, ante las urgencias de salud de sus pacientes.

"Todo el tiempo que venimos aquí al Issste es un problema, y duramos 2, 3, 4 horas y no nos atienden", reportó molesto Carlos Herrán, profesor derechohabiente.

Los afectados acusaron a los empleados de trabajar con desinterés con los pacientes, quienes agobiados por su enfermedad, tienen además que soportar malos tratos y tortuguismo.

"Traje a mi mujer a las 5 de la mañana, traía un problema estomacal y un dolor muy fuerte. Duramos casi dos horas para que nos atendieran sin haber gente ahí. Saqué cita aquí (consulta general); son las 10 de la mañana y aún no me pasan. Es nefasto el servicio que hay", reclamó.

El inconforme exigió a las autoridades de la unidad médica que contraten más personas para dar abasto a la demanda de los derechohabientes.

>

Por su parte, una paciente proveniente de Guasave, Sinaloa, se quejó de la ausencia de los médicos a su hora de entrada.

"Llegan tarde y tienen esperando a uno. Ahorita vengo acompañando a una hermana a consulta, pero le pusieron mal su cita, ella venía con el internista, y le pusieron cita con el ginecólogo, en vez del internista. Le pusieron fecha para sus análisis mañana (hoy), y le tenían que haber puesto primero los análisis y luego la cita con el médico. Qué le va a decir el médico, si no lleva análisis hoy (ayer). No le ponen la debida atención. Están en otro mundo, no les importa nada", lamentó Josefina López, pensionada.

Aguas negras.

Por si fuera poco, a un costado del área de urgencias, donde se encuentra la subdelegación del Issste, hay desde hace días un brote de aguas negras, que incluso ya llegó hasta los puestos de comida, donde no se soporta el fétido olor.

>