Los Mochis

Los maestros de Sinaloa ante el reto de la educación a distancia

Docentes declaran que no estaban preparados para una educación en el contexto de la crisis sanitaria que se vive. Detectan dificultades, como en el proceso electrónico de enseñanza, y la disponibilidad del servicio de internet es un ejemplo

Por  Ramón Verdín

Los maestros de Sinaloa ante el reto de la educación a distancia(EL DEBATE)

Los maestros de Sinaloa ante el reto de la educación a distancia | EL DEBATE

Sinaloa.- Cuando fue declarada la contingencia sanitaria por el coronavirus, le dijeron que hiciera una planeación de clases para quince días, luego hasta la conclusión del ciclo escolar 2019-2020. Después, ajustó todo por semanas (para que el alumno no se sintiera tan cargado de tareas).

Desde la Secretaría de Educación Pública (SEP) no pararon de llegar los cursos y las capacitaciones de respaldo para la evaluación de las actividades en clase, es por ello que el profesor de secundaria pública Rafael Ramos confirmó el reto que representó para los docentes ejecutar su trabajo con la modalidad a distancia en entrevista telefónica con este medio. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

EL DEBATE publicó ayer la primera parte de un sondeo realizado en línea a maestros [disponible en el enlace bit.ly/2UrTfu0], donde el 76 por ciento expuso que los niños no ponen atención con la nueva modalidad y que ha sido más difícil para un 58 por ciento de los 181 profesores que participaron como el maestro Ramos. Hoy presentamos algunos testimonios y entrevistas con docentes.  

En torno a las clases o los programas impartidos vía televisión, Ramos abundó que alumnos y padres de familia dicen «que la señal no llega», pues aseveran carecer de televisión de paga.

Sin embargo, los educandos que han mostrado la atención deseable podrán egresar fácilmente: «Los que se han estado comprometiendo, no creo que haya mucha disparidad, digámoslo así, a como deberían de salir. Son los mismos temas que se han abordado, se han hecho adecuaciones de tres o cuatro actividades, se ha reducido la carga escolar, pero en relación a los alumnos que no han entregado nada, pues estos sí saldrán deficientes».

Supervisión del trabajo

Juan de Dios Quintero López, supervisor de educación física en el municipio de Guasave, tiene a su cargo cerca de noventa maestros en sesenta escuelas. Para él y los docentes en los que incide, la complicación de no impartir su clase presencialmente radica en que la asignatura requiere de una supervisión de la actividad física: «Usamos mucho los videos educativos frente a los niños. Una parte de nuestra estrategia fue realizar materiales audiovisuales para que los niños participaran desde su casa de una forma divertida, amena, con juegos, sobre todo, y en ocasiones con la participación de los padres de familia». 

Asimismo, Quintero López subrayó que, como cualquier otro instructor, el profesor de educación física es consciente de entorno de los menores de edad. De hecho, la zona escolar que maneja comprende comunidades rurales y la cabecera municipal de Guasave, por lo que los entornos son muy variados, dijo en entrevista telefónica. 

Igualmente, el profesor de educación física en el sector público Marco Delgado aceptó a este medio que la comunicación con los padres de familia puede ser complicada al estar en regiones remotas o alejadas, aunque siempre mostró apertura para solventar las situaciones que se presentaron.

En última instancia, reconoció los esfuerzos que hicieron padres y alumnos: «Que sigan como hasta ahora, cuidándose, quedándose en casa, tratar de nos salir, o a lo indispensable. Gracias a Dios, los alumnos y padres trabajaron bien», concluyó.

Testimonios de maestros sobre la educación en línea

Desinterés
Los pretextos y el poco involucramiento de los padres de familia fueron los obstáculos que el maestro de secundaria Rafael Ramos más frecuentemente encontró en la conclusión a distancia del ciclo escolar 2019-2020: «Es un gran reto. Hay muchas variables que influyen en el proceso. Dentro de la tríada escolar (padres, profesores y alumnos) se ha presentado muy poca participación, a veces atribuyéndoselo a que no tienen internet, porque no estamos trabajando en una plataforma como tal, pero sí en WhatsApp, que es donde suben las actividades, nos las hacen llegar para evaluar, y no todos lo entregan. De los más de cien alumnos que puedo atender, cuando mucho 27 entregan, y no el total de actividades»: Rafael Ramos, maestro de secundaria pública y universidad privada.

Tecnologías de la información
La profesora Silvana Ramírez ha impartido clases en el nivel superior en una universidad privada. Es consciente de la pobreza que se vive en México y de que el servicio de internet no es tan accesible para la población en general, incluso por la situación geográfica. Recalcó que no todas las instituciones universitarias ofrecen a maestros y alumnos una plataforma de control de clases, por lo que se debe acceder a las gratuitas (como Google Classroom), que son limitadas: «En palabras simples, los chicos no saben manejar estas plataformas, y se les dificulta desde el simple hecho de subir un archivo, es algo que todos damos por hecho, pero hay que considerarlo»: Silvana Ramírez, maestra de universidad privada.

Colaboración
Los maestros de educación física tuvieron que apoyarse en múltiples ocasiones con el educador del menor para impartirles una actividad y que por medio del maestro de las asignaturas teóricas o del director se les hiciera llegar la evidencia (en foto o en video) de los ejercicios, así lo platicó el supervisor de zona escolar Juan de Dios Quintero, originario del norte de Sinaloa: «La educación física sí ha jugado un rol muy importante en medio de la pandemia. Somos un elemento integrador que evita la ansiedad, las problemáticas. Quisimos ser una válvula de escape ante las complicaciones del aislamiento social», manifestó el administrativo Juan de Dios Quintero, supervisor de educación física.

Capacitación
«Estamos en constante comunicación con nuestros directores, supervisores y asesores. Continuamente teníamos reuniones, una o dos veces a la semana, para recibir indicaciones y el reporte de cómo se estaba trabajando. Si teníamos alguna dificultad, la hacíamos saber para ahí ver cómo podíamos resolver», narró Marco Delgado, maestro de Educación Física en el nivel básico, sobre los cursos y los múltiples entrenamientos que tomó para abordar su asignatura desde la modalidad a distancia. De la misma manera, la retroalimentación que recibió de sus superiores, sostuvo, fue permanente.

  • "Existe una gran resistencia al uso de las tecnologías, únicamente utilizan las redes sociales.”
  • "En mi experiencia, no estamos preparados para una contingencia así, hablando en la cuestión de la tecnología.”
  • “Es algo nuevo para todos, tanto niños, padres de familia y maestros; por lo tal, todos estamos aprendiendo para realizar el trabajo como se debe.”
  • “Es agobiante tener que contestar y estar al pendiente del teléfono la mayoría del día, pero también se ve el apoyo y las ganas de los niños por continuar estudiando.”
  • “Se me ha dificultado un poco, ya que tengo que estar en línea la mayor parte del día, y al mismo tiempo atender otros deberes.”
  • "Veo una nueva experiencia laboral. Sí es diferente a estar frente a grupo, partiendo de que lo haces desde casa, eso trastoca a los demás miembros de la familia. Sí se puede tener control de los alumnos, sobre todo en el nivel profesional, donde un servidor imparte clases, porque aun cuando algunos alumnos o alumnas no ponen atención cuando estás en el aula, es fácil establecer límites.”
  • “El primer filtro para llegar a los niños son los padres, entonces la información ya no llega bien.”
  • “Somos docentes de 24 horas, ya que los padres de familia trabajan en su mayoría y no cuentan con Internet para la clase o para recibir los archivos de las tareas. Se les dificulta apoyar a sus hijos.”
  • “Son muchos aspectos, pero se intenta llegar a los que se pueda.”
  • "Es difícil si no se cuenta con las herramientas adecuadas, como lo son el internet, una computadora, un celular inteligente, entre otros.”
  • “Los alumnos presentan las mismas necesidades educativas presencial o virtual. Quisiera poder hacer más para ayudarles.”
  • “Hago mi mejor esfuerzo, y hay días en que la clase va de lo mejor, y otros en que mi internet falla, se traba, y como son niños pequeños, se enfadan y distraen.”
  • “Es difícil y un tanto pesado asesorar de esta manera a los alumnos.”
  • "Se dificulta mucho por la conexión a Internet. No tienen computadoras y no hay muchos teléfonos inteligentes.”

También te puede interesar:

Un viacrucis el cobro de la incapacidad del IMSS en Sinaloa

A finales de junio podría haber un rebrote de Covid-19 en Sinaloa ante relajamiento social: SSA

Enfrentarse al Covid-19 con el diagnóstico incorrecto

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo